La expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, fue detenida este sábado en horas de la madrugada luego de la orden de aprehensión emitida el viernes por la Fiscalía local, acusada de delitos de terrorismo, sedición y conspiración contra el exmandatario Evo Morales en 2019.

“Informo al pueblo boliviano que la señora Jeanine Áñez ya fue aprehendida y en este momento se encuentra en manos de la Policía”, reveló pasada la medianoche el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en redes sociales.

La solicitud también incluyó a los exfuncionarios de Áñez, Yerko Núñez (Presidencia), Arturo Murillo (Gobierno), Luis Fernando López (Defensa), Álvaro Coimbra (Justicia) y Rodrigo Guzmán (Energía).

Según el portal La Razón, la expresidenta fue capturada en un inmueble de Trinidad y esta madrugada cumplía con una “entrevista policial” dirigida por el comandante Aguilera. Por su parte  Bolivia TV anticipó que Áñez será trasladada a La Paz.

La denuncia por el “caso golpe de Estado” fue impulsada por Lidia Patty, exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), tras la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019, asfixiado por protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.

 

Áñez denuncia persecusión

Horas previas a su detención, la exmandataria advirtió que las órdenes de aprehensión eran "el inicio de una persecución política y judicial". 

"El Gobierno recurre a maniobras propias de las dictaduras militares en tiempos en que el país requiere de todos los esfuerzos por atender otras necesidades relacionadas a la superación de la situación actual", cuestionó.

En tanto, desde el oficialismo local, el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, justificó la determinación judicial, señalando que los actos del Ministerio Público no son una persecución sino la simple aplicación de la justicia en contra de quienes "rompieron el orden constitucional" en noviembre de 2019.