El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pidió a su ministro de Justicia, Sergio Moro, que investigue el testimonio del portero de una urbanización en la que vivió en Río de Janeiro cuando era diputado federal que lo vincula con el crimen de la concejal carioca y activista Marielle Franco. Franco fue asesinada el 14 de marzo de 2018 cuando le dispararon al auto en el que viajaba. El conductor, Anderson Pedro Mathias Gomes, también murió. Se investiga como un crimen por encargo. El sargento retirado Ronnie Lessa está detenido desde marzo como autor de los disparos. También el ex policía militar Elcio Queiroz como otro de los implicados en el asesinato. Jornal Nacional, el principal informativo del Grupo Globo, dijo que el portero del Condominio de Viviendas de Barra declaró que Queiroz dijo que iba a la casa de Bolsonaro. Una vez dentro, se dirigió a otro apartamento. Y que habló por teléfono con "el señor Jair". El mandatario brasileño ha sido citado para declarar sobre estos hechos.