El Gobierno brasileño quiere retomar la extracción de uranio en el país, suspendida desde hace cinco años, para ampliar su programa nuclear, que actualmente cuenta con apenas dos centrales, según aseguraron fuentes oficiales.

El ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, explicó al diario O Estado de Sao Paulo que la previsión del Ejecutivo es iniciar este mismo año los trabajos en la mina de Engenho, en el estado de Bahía, para extraer uranio, a cargo de la estatal Industrias Nucleares de Brasil (INB), aunque la idea es firmar acuerdos con la iniciativa privada para explorar el potencial del uranio brasileño.

Actualmente, Brasil tiene la séptima mayor reserva de uranio del mundo, después de Australia, Kazajistán, Canadá, Rusia, Sudáfrica y Nigeria, aunque con apenas una tercera parte del territorio analizado.

Brasil cuenta con dos centrales nucleares, Angra 1 y Angra 2, y está completando la construcción de Angra 3.