La reelección del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quedó en manos del partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que dijo estar abierto a dialogar para facilitar su investidura, una posición que se volvió clave después de que otros partidos regionales le cerraron el camino. "No he dicho si votaremos sí o no o nos abstendremos en la primera o segunda votación de investidura, sino que hay que dialogar", dijo Gabriel Rufián, vocero parlamentario de ERC, tras reunirse en el Congreso de los Diputados español con su par socialista, Adriana Lastra.

Rufián confirmó así que su partido está dispuesto a facilitar la reelección de Sánchez, pero sostuvo que "el no bloque no significará un cheque en blanco".