Miles de personas se manifestaron pacíficamente ayer en Barcelona y otras ciudades de Cataluña, en la séptima jornada de movilización activa -y la segunda sin disturbios- para exigir la libertad de los líderes del proceso de secesión de 2017, condenados por la justicia española a duras penas de prisión.

También se realizaron movilizaciones frente a comisarías para protestar por quienes fueron detenidos en el marco de los disturbios de los últimos días -un total de 194-, de los cuales 18 tiene prisión provisional por decisión judicial.

También hubo múltiples cortes de ruta, aunque la violencia cesó durante el fin de semana, y las movilizaciones se realizaron en forma pacífica para protestar contra los duras penas de entre 9 y 13 años de prisión impuestas por el Tribunal Supremo español a los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.