La competitividad y la inversión extranjera perdieron fuerza en Cataluña durante 2018, aunque la comunidad se mantiene entre las más proficientes de España en este aspecto, según indican los datos del Consejo General de Economistas español (CGE). Un estudio del CGE sobre la competitividad de las regiones españolas presentado ayer constata que tanto Cataluña como el País Vasco "muestran síntomas de cierta debilidad en 2018", que se reflejan en la inversión extranjera o el crecimiento de la economía, entre otros indicadores.

En el caso de Cataluña, el informe achaca esta atonía al "clima de crisis institucional y la creciente incertidumbre que empiezan a hacer mella en la competitividad" de la comunidad, aunque el estudio no refleja la situación a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo contra líderes independentistas. Sin embargo, Cataluña sigue figurando dentro del "triángulo" de regiones más competitivas, que completan los vértices de País Vasco y Comunidad de Madrid.