"Estimamos que hay un brote masivo del coronavirus en el campamento base del Everest, la situación está fuera de control", dijo Tendi Sherpa en referencia a las trágicas horas que viven los alpinistas que buscaban llegar al pico de la montaña más alta del mundo. El director de la empresa nepalí Icela Trekking and Expedition confirmó que hubo ocho positivos en el campamento base, razón por la que China ya suspendió las ascensiones al Everest desde su territorio para evitar riesgos de contaminación por coronavirus.

Nepal, vecino de India, está transitando una segunda ola epidémica, pero estaba intentando reactivar su turismo tras una temporada 2020 de ascensión al Everest anulada por la pandemia. Sin embargo, los positivos obligaron a cancelar toda posible expedición, luego de un mes y medio de actividad. De hecho, el país del Himalaya había expedido un número récord de 408 permisos de escalada. Entre el 11 y el 13 de mayo, más de 150 personas han alcanzado la cumbre del Everest.

China no tuvo dudas en cerrar sus fronteras, principalmente para evitar infecciones procedentes del extranjero y mantener el control que tiene sobre la pandemia, después de ser el país más golpeado entre finales de 2019 y principios de 2020.  Según reportó la agencia oficial china Xinhua, las autoridades están preocupadas ahora por los riesgos que representa la cumbre del Everest, que China comparte con Nepal a 8.848 metros de altura.

China no quiere problemas con infectados provenientes del Everest

Dada la situación sanitaria "todas las actividades de ascensión (al Everest) quedan anuladas" indicó Xinhua, aunque el tiempo en que esta medida estará en vigor no ha sido precisada, consignó la agencia AFP.

A principios de semana, China ya anunció la instalación de una "línea de demarcación" en la cumbre del Everest para protegerse del coronavirus, pero las autoridades no habían detallado cómo preveían marcar su territorio en un lugar muy pequeño donde solo caben algunos alpinistas al mismo tiempo.

El cierre de las expediciones

"Teníamos a más de cincuenta personas en el campamento base. Primero hicimos pruebas a algunos de ellos y descubrimos que cuatro estaban infectados", declaró Sherpa. Ante estos resultados hicieron una segunda ronda de tests, donde otras cuatro personas dieron positivo. Todos ellos fueros trasladados a un hospital de Katmandú antes de que la compañía cancelase el ascenso al Everest. “Seis montañeros, sin embargo, han decidido continuar”, explicó, antes de precisar que la expedición estaba compuesta de 21 escaladores extranjeros.

Sherpa reconoció que la falta de test hace difícil cuantificar la magnitud del problema. A esto se sumó el representante del Ministerio de Turismo de Nepal Gyanendra Shrestha: “No sabemos cuántos abandonaron el campo base o se reunieron con sus equipos tras recuperarse”, dijo Shrestha. “Sin test, no podemos decir nada”, concluyó.

Estoy devastado, estoy decepcionado, lo siento por mis clientes, lo siento por nuestros sherpas y guías. Intentamos hacer todo correctamente. Tan bien como es posible, con la expedición en medio de una pandemia. Teníamos nuestros protocolos de seguridad, estábamos aislados en el campo base e hicimos pruebas exhaustivas”, lamentó Lukas Furtenbach, director de Furtenbach Adventures, la compañía que organizaba la expedición.

Por su parte, el director de la agencia de escalada Seven Summit Treks, Mingma Sherpa, afirmó que diez miembros de su compañía dieron positivo de Covid-19 hace dos semanas, incluyendo siete extranjeros. “Pero se han recuperado y han regresado al campamento base para continuar su expedición”, aclaró.

Desde el Campo Base, el representante del Ministerio de Turismo de Nepal Gyanendra Shrestha afirmó a la agencia EFE que un número de montañeros ha abandonado el campamento por sufrir de fiebre y tos.

El cierre dejó a muchos alpinistas varados

Nepal registró el sábado 8.046 nuevos casos, e impuso restricciones para limitar el avance de la pandemia, entre las que se incluye un bloqueo del tráfico aéreo internacional que dejó a miles de extranjeros bloqueados en el país.

Entre ellos se encuentran 50 españoles, que esperan que un avión los saque de allí en 3 o 4 días, según declaró Sebastián Álvaro, director del programa de TVE "Al filo de lo Imposible", a la agencia EFE. "La ministra me contó que España está armando un avión con ayuda humanitaria que va a ser muy bien recibida en Nepal", aseguró Álvaro.

En este momento, en el campamento base hay más de mil personas, entre alpinistas y sus equipos de apoyo, y los hoteles en la zona volvieron a abrir, consignó la agencia AFP.

Las compañías no logran determinar quiénes se fueron y quiénes siguen en la montaña

"Los campamentos altos de la montaña se han instalado en los últimos días, y los clientes están bien aclimatados. Un ascenso adicional es demasiado peligroso porque hay mucho menos espacio en los campamentos altos para que el riesgo de infección aumente automáticamente′′, expresó Furtenbach a través de un comunicado. Es que cualquiera que se infecte con Covid y desarrolle síntomas es muy difícil de ayudar a medida que aumenta la altitud.

"En algunos equipos, simplemente no se observaron medidas de precaución elemental. Hubo reuniones entre los equipos, hubo celebraciones y fiestas. Por eso hay un aumento repentino de personas infectadas por el coronavirus", lamentó el director de la agencia de expediciones, que agregó que no estaba sorprendido por la inacción por parte del gobierno de Nepal.

“Las condiciones meteorológicas más benevolentes han coincidido sin embargo con una virulenta ola de Covid-19 en Nepal, donde hay confirmadas más de 422.000 infecciones y más de 4250 muertes desde el inicio de la pandemia”, agregaron.

En las últimas semanas, “más de 30 alpinistas fueron evacuados del campamento base, situado a 5364 metros de altitud, con síntomas de coronavirus, aunque solo tres de ellos dieron positivo en los test de diagnóstico”, indicaron.