China dio un importante paso simbólico hacia la vuelta a la normalidad en medio de la pandemia de coronavirus, al poner fecha en mayo para la celebración de la Asamblea Nacional Popular (ANP), la principal cita anual del máximo órgano legislativo chino, que reúne a la plana mayor del Partido Comunista y que había sido pospuesta en marzo por la pandemia.

La agencia de noticias estatal china Xinhua dijo que la asamblea comenzará el 22 de mayo, aunque no aclaró si los cerca de 3.000 delegados acudirían a Beijing o si participarán de la cita por videoconferencia. Un cuerpo de asesores formado por más de 2.000 personas se reunirá un día antes, agregó Xinhua.

Estas reuniones anuales de dos semanas son en gran parte ceremoniales, dado que se votan decisiones que ya fueron discutidas previamente por los principales líderes del Partido Comunista chino.

La fecha se conoce después de una reunión de cuatro días del comité permanente de la ANP, un órgano que maneja la mayoría de los asuntos legislativos cuando el Congreso no está en sesión, que concluyó que, dada la mejora de la situación epidémica y la reanudación de la vida económica y social, se han cumplido las condiciones para celebrar la sesión.

China ha registrado 82.858 casos y 4.633 muertes, la gran mayoría en la ciudad de Wuhan, donde se detectó el virus por primera vez a fines del año pasado.

Si bien el gobierno chino mantiene en estricta cuarentena a los que llegan del extranjero, las autoridades han rebajado las restricciones para los ciudadanos a medida que los contagios comenzaron a estar controlados.

Las autoridades anunciaron que el viernes 1 de mayo, fecha que marca el comienzo de vacaciones de cinco días, estarán abiertos los museos de la capital.