Ante la renuncia de Boris Johnson como líder del Partido Conservador y, por lo tanto, primer ministro británico, este jueves comenzó un proceso para elegir a su reemplazante. El Reino Unido atraviesa una crisis política sin precedentes ante la renuncia de 59 ministros y funcionarios.

Si bien Johnson dejó asentada su renuncia, permanecerá en el puesto hasta que sea elegido un reemplazante. Se espera que esto suceda en octubre.

En sólo dos días, 59 miembros del gabinete de Johnson renunciaron. Así, se rompió con creces el récord de dimisiones en masa: la última vez que tantos funcionarios definieron su salida del gobierno británico fue en 1932, pero en ese caso fueron solo 11.

Los primeros en renunciar fueron los ministros de Economía y de Salud, Rishi Sunak y Sajid Javid, ante un escándalo de acoso sexual que involucra a Chris Pincher, un parlamentario conservador cercano a Johnson. A ellos le siguieron otros ministros, viceministros y otros cargos menores del gobierno. Hizo falta que sumen casi 60 renuncias para que Johnson decida seguir el mismo camino.

Al anunciar su dimisión como jefe conservador, Johnson consignó que ya había acordado que "el proceso de elección de un nuevo líder" debía "comenzar ya", y puntualizó que "el cronograma será anunciado la semana próxima".

Cómo eligen al nuevo primero ministro

A partir de ahora, los candidatos que se postulen al cargo deben ser nominados por otros dos legisladores conservadores. Cada candidato necesita al menos ocho respaldos.

Luego, los legisladores conservadores realizan varias rondas de votaciones que van reduciendo la cantidad de aspirantes. La votación es secreta y, quienes reciben menos de 18 votos, van quedando eliminados.

En una segunda ronda, los eliminados son los candidatos que obtienen menos de 36 votos. Este proceso se repite hasta que queden dos candidatos, que se someten a una votación por correo de los miembros del Partido Conservador, y el ganador es nombrado nuevo líder.

El líder del partido con mayoría en la Cámara de los Comunes -que es el caso actual del Partido Conservador- es el primer ministro de facto. No es necesario convocar elecciones anticipadas, aunque sí tiene la prerrogativa de hacerlo. La Reina solicitará al ganador de la interna conservadora que forme un Gobierno.

La duración de la interna puede variar, dependiendo de cuántas personas se presenten. La ex primera ministra Theresa May se convirtió en líder menos de tres semanas después de que David Cameron renunciara en 2016 y todos los demás contendientes abandonaran a mitad de la carrera.

Hasta su renuncia oficial al cargo de primer ministro, Johnson aún tiene los mismos poderes, aunque carece de la autoridad para introducir nuevas políticas radicales.

Johnson seguirá representando al Reino Unido en el extranjero y podrá seguir haciendo nombramientos públicos o cambios en su equipo de ministros. Es probable que uno de sus actos finales en el cargo sea otorgar títulos de caballero y nombramientos para la Cámara de los Lores en su lista de honores de renuncia.

Renuncia Boris Johnson

Johnson es primer ministro del Reino Unido desde el 24 de julio de 2019, y fue alcalde de Londres desde 2008 hasta 2016. Si bien la pandemia de coronavirus y la guerra supusieron importantes pruebas para el premier —al igual que a líderes políticos de todo el mundo—, no fueron las medidas tomadas durante su gestión lo que definió su salida: fueron los escándalos y dudas sobre su idoneidad.

Las fiestas que él y su personal tuvieron en la residencia oficial del primer ministro ubicada en Downing Street durante la peor parte de la pandemia de Covid-19 provocaron fuertes críticas en su contra: lo acusaban de no ser apto para ocupar el mayor cargo del país. Ahora, lo que disparó la renuncia en masa fue el caso de acoso sexual de Chris Pincher.