El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, renunció este jueves a su cargo como líder del Partido Conservador y, por ende, a su cargo como premier luego de tres años en el poder. En este lapso, lideró una gestión escandalosa a raíz de la situación del país con el Brexit y las fiestas privadas que realizó en medio de la pandemia.

La salida de Johnson llega luego de que más de 50 funcionarios de su Gabinete presenten la renuncia a sus cargos. Los primeros fueron los ministros de Hacienda y Sanidad, Rishi Sunak y Sajid Javid, que presentaron el martes sus respectivas cartas de renuncia. Caso similar ocurrió con la ministra de Educación, Michelle Donelan, y el ministro de Finanzas, Nadhim Zahaw, que pidió la dimisión a su posición dentro del Estado británico.

La oleada de renuncias de ministros inició el martes a partir de un escándalo de acoso sexual en el que se vio involucrado Chris Pincher, un parlamentario conservador cercano a Johnson. En ese momento, los ministros de Economía y de Salud, dos pesos pesados del ejecutivo, presentaron su dimisión.

Las salidas no pararon de acumularse desde entonces: hizo falta que sumen unas 59 renuncias para que Johnson decida tomar el mismo camino. Así, se superó con creces el récord de renuncias de funcionarios en masa: el máximo había sido de 11 ministros y funcionarios, en 1932.

Hace uno días había mantenido un diálogo con el presidente Alberto Fernández

"Tristemente, en las circunstancias actuales, la ciudadanía ha llegado a la conclusión de que el Partido Conservador ya no es competente ni defiende el interés nacional", señaló Sunak en un comunicado oficial a Johnson.

Las encuestas también le estaban jugando una mala pasada al jefe de Gobierno, ya que las encuestas dejaron en evidencia que el 69% de los electores británicos consideraban que debería abandonar a su cargo. Según una encuesta realizada por a la agencia YouGov, solo el 18% de las 3.000 personas entrevistadas abogó por la permanencia de Johnson.

Por su parte, el jefe de Estado del Reino Unido permancerá en su cargo hasta que encuentren su reemplazo, pero el cambio ya es un hecho. "Está claro que la voluntad del Partido Conservador de que debería haber un nuevo líder del partido y por lo tanto un nuevo primer ministro. Seguiré (como premier) hasta que haya un nuevo líder", dijo Johnson frente a su residencia oficial en Londres.

Si bien afirmó estar "triste por renunciar al mejor trabajo del mundo", el funcionario expresó sentirse "inmensamente orgulloso" de su gestión y el equipo que lo acompañó a lo largo de su trayectoria en el poder, haciendo hincapié en la pandemia por el Covid-19, y la guerra de Rusia con Ucrania.

Ahora, la elección para el nuevo Primer Ministro se llevará a cabo durante este verano en europeo, y el elegido asumirá en la conferencia anual del Partido Conservador a fines de octubre. 

 

Boris Johnson y Alberto Fernández

El líder británico se había cruzado con el presidente Alberto Fernández días atrás en la cumbre del G7 en Munich, Alemania. Fue previo a la renuncia de Martín Guzmán como ministro de Economía, lo cual sacudió también fuertemente al país. Allí, el mandatario argentino fue claro y contundente respecto a la cuestión Malvinas. "Mientras no se solucione la soberanía de Malvinas no hay otros temas que hablar", determinó.

"Argentina está lista para retomar el diálogo y las negociaciones sobre la cuestión de la soberanía sobre Malvinas, de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas. Argentina apuesta por la paz, el fin del colonialismo y la vigencia del derecho internacional", detalló Fernández a Johnson.