En una nueva reaparición, el líde norcoreano Kim Jong-un reafirmó su intención de luchar contra todo aquello que relacione a su país con occidente. En esta misma línea, en su último anuncio la prohibición de tener perros como mascotas, lo que generó una gran cantidad de cuestionamientos. 

Luego de un gran tiempo sin aparecer en público, el dirigente sorprendió con una drástica decisión: ordenó confiscar a todos los perros de Pyongyang, la capital del país.

La justificación del régimen de Corea del Norte para la medida es que se trata de "mascotas que representan la decadencia de occidente". Los ciudadanos no se tomaron a bien el anuncio de la nueva norma y despertó las peores especulaciones. 

Los coreanos temen que el objetivo de la prohibición, como así también de la confiscación de los animales, sea para serrvir como alimento, dada la escasez que se está dando en el país actualmente. 

Corea del Norte compra perros para enviarlos a los restaurantes de la...

Además, un tipo de raza de perros se destina en la región al consumo. Por su parte, el diario surcoreano Chosun Ilbo, consideró que la medida comenzó a implemetarse el mes pasado y corresponde a la tendencia de ciudadanos de "alto rango" a tener perros como mascota.

Por otra parte, señalaron que la costumbre no está bien vista por las clases más bajas, e incluso se los acusa de "burgueses".

"La gente normal cría cerdos y pollos en sus porches, mientras que los oficiales de alto rango y la gente rica posee perros, lo que generó algo de resentimiento", remarcó una fuente gubernamental al periódico. La publicación especifica que las autoridades identificaron a los hogares con perros y comenzaron a forzarlos a entregarlos, o directamente los confiscan y matan.