La corte suprema de Brasil votará hoy si acepta o rechaza el hábeas corpus presentado por la defensa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para evitar ser detenido sin haber sido juzgado en todas las instancias, una cuestión clave para el futuro político del país.

En medio de un clima de crisis entre los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF), la presidenta de la máxima corte, Carmen Lucia Antunes, anunció que hoy se tratará el hábeas corpus presentado por Lula.

Lo hizo ayer, dos horas después de que el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre, segunda instancia, fijara para el lunes próximo la audiencia en la cual se podrá ejecutar la orden de prisión del ex presidente, condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción.

Lula se encuentra en caravana proselitista en el sur del país y es el favorito en las encuestas para los comicios de octubre, pero la condena en segunda instancia puede inhabilitarlo y colocarlo en prisión.

El hábeas corpus preventivo debe ser votado por los 11 jueces del tribunal luego de haber sido rechazado por el magistrado relator, Edson Fachin, que consideró que la decisión debe ser colegiada.

El juez Marco Aurelio Mello, de la suprema corte, dijo que es necesario "pacificar" al país sobre si es legal detener a alguien condenado en la segunda instancia.

En 2016, al calor de la Operación Lava Jato y la presión de los fiscales y el juez Sérgio Moro, la corte votó por 6 a 5 que se puede detener a un condenado en segunda instancia pese a que la Constitución marca lo contrario.

Ahora, esa decisión será puesta a prueba y según los especialistas existe una mayoría que está a favor de volver al texto constitucional.

El juez Sérgio Moro calificó de "desastrosa" esa posibilidad y lo mismo lo hizo en sus editoriales el influyente grupo de medios Globo.