Mocos, dolor de garganta o tos seca junto con malestar en la cabeza son los síntomas más reportados por los españoles que adquirieron coronavirus luego de ser vacunados con al menos una dosis de los fármacos preventivos.

Así lo informó este jueves el inmunólogo Alfredo Corell en diálogo con la Cadena Ser, quien además señaló que el cuadro clínico de la enfermedad "cambió" tras el impacto de las inoculaciones.

"La fiebre ya no es el síntoma más permanente, la pérdida del gusto y del olfato tampoco, y aparecen como síntomas muy frecuentes en personas con vacuna la rinorrea, es decir, moquear, el dolor de garganta o la tos seca y el dolor de cabeza", amplió el sanitarista.

Desde la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) reiteraron que los fármacos "no son 100 por ciento efectivos" a la hora de evitar contagios sintomáticos del virus, sin embargo, "sí evitan un gran número de hospitalizaciones y muertes relacionadas con el SARS-CoV-2".

"Si una persona está inmunizada gracias a alguno de las vacunas autorizados por la Agencia Europea del Medicamento, es posible que desarrolle ciertos síntomas, pero su gravedad es mucho menor que si no hubiera recibido ni una dosis", destaca el portal ABC.

Según el último informe sanitario del gobierno español, el 83 por ciento de los nuevos contagios de Covid 19 detectados a la última semana, corresponden a personas que rechazan los compuestos, en medio de la "quinta ola" que golpea al país europeo, sumado al atenuante de la variante Delta.

En la misma línea, los investigadores del estudio de síntomas ZOE COVID aseguraron que los cinco reportes más comunes experimentados por los vacunados contra el SARS-CoV-2 son el dolor de cabeza, mocos, estornudos, dolor de garganta y pérdida del olfato.

"Aquellos que cuenta con la vacuna, experimentan menos síntomas en un período de tiempo más corto, lo que sugiere que se enfermaron menos gravemente y mejoraron más rápidamente", concluye el análisis epidemiológico.