La destitución del fiscal general Jeff Sessions por el presidente Donald Trump generó fuertes críticas de los demócratas, quienes advirtieron al mandatario contra cualquier intento de cerrar una investigación dirigida por el fiscal especial Robert Mueller, por la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. para favorecerlo.

"El Congreso debe tomar medidas bipartidistas para proteger la integridad de la investigación del fiscal especial Mueller", indicó Steny Hoyer, el demócrata número 2 en la Cámara de Representantes, horas después de que los demócratas ganaron la mayoría de la Cámara en las elecciones legislativas del martes. Los demócratas expresaron su preocupación por el reemplazo de Sessions por Matthew Whitaker ùun crítico feroz de la investigación contra Trump, quien una vez en agosto de 2017 acusó a Mueller de ir "demasiado lejos" en las pesquisas al presidente.

En su primera intervención tras las legislativas, Donald Trump comenta las posibles investigaciones en su contra que los demócratas pueden emprender. Si la sustitución de Sessions por Whitaker fue un "movimiento de apertura" por parte de Trump para entrometerse en la investigación de Mueller, Hoyer aseveró en una declaración que "el presidente debe rendir cuentas".

El representante demócrata Jerrold Nadler, quien presidirá el Comité Judicial de la Cámara a partir de enero, afirmó a su vez que apartar a Sessions se ajusta al patrón de Trump de interferir en el trabajo del Departamento de Justicia y el fiscal especial. Reaccionando a la expulsión de Sessions, el senador demócrata Bernie Sanders advirtió a Trump en contra de interferir con la investigación de Mueller recalcando que "sería una obstrucción de la justicia".