El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) afirmó que Irán le negó un acceso "indispensable" a una planta de fabricación de partes para centrifugadoras de uranio, pese a un reciente acuerdo para permitirlo.

Irán no permitió que funcionarios de esa agencia de la ONU entraran en la planta de Tesa Karaj, en una decisión "contraria a los términos acordados en la declaración conjunta emitida el 12" de este mes, dijo el OIEA en un comunicado.

Hace dos semanas, el OIEA e Irán hicieron público un acuerdo según el cual la república islámica autorizó a los inspectores del organismo mantener equipos de monitoreo en el país.

Irán permitió que los técnicos del OIEA reemplazaran las tarjetas de memoria en "todas las ubicaciones necesarias", excepto en Tesa Karaj, precisó la nota.

Negociación

El director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi, remarcó en el texto que la ejecución de "todas las actividades de la agencia" relacionadas con los "equipos identificados de la agencia y las instalaciones y localizaciones iraníes" son "indispensables".

El OIEA anunció el 12 de este mes que alcanzó un acuerdo con Irán para la reactivación de cámaras de vigilancia en instalaciones nucleares, días después de que denunciara falta de cooperación de parte de Teherán.

Ese acuerdo fue celebrado en medio de las negociaciones que buscan rehabilitar la vigencia del pacto que Irán firmó en 2015 con Alemania, China, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Rusia, que impuso limitaciones al programa nuclear iraní a cambio de que se levantaran sanciones internacionales.

El Pacto quedó congelado de hecho a mediados de 2018, cuando Estados Unidos se retiró.