Ecuador concluyó este viernes el proceso de vacunación contra el covid-19 a la población Waorani asentada en la Zona Intangible Tagaeri-Taromenane (ZITT), en el Parque Nacional Yasuní, ubicado en la la provincia amazónica de Orellana (Este).

"La Secretaría de Derechos Humanos lidera (…) el proceso de vacunación a 126 personas de la nacionalidad Waorani, en la Zona Intangible Tagaeri-Taromenane, en la provincia de Orellana", informó el organismo en un comunicado​​​.

La inoculación se realizó en las comunidades de Ñoneno, Guemeneweno, Omakaweno, Boanamo, Bameno, Cononaco Chico y Omere, todas de población waorani.

Al personal del Ministerio de Salud y la Secretaría de Derechos Humanos les tomó más de 12 horas de navegación en lancha llegar a los puntos de vacunación de la zona intangible, ubicada en la Amazonía de Ecuador.

En la ZITT en los últimos años se ha dado un importante desarrollo de las actividades turísticas, lo cual aumenta el riesgo de contagio a la población, que de darse podría generar situaciones complicadas por la distancia y las dificultades propias de la selva amazónica.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó en abril pasado la priorización a las poblaciones que tienen mayor riesgo de contagio, entre ellas los pueblos indígenas.

En Ecuador existen unas 14 nacionalidades y 18 pueblos indígenas, entre ellos los Tagaeri-Taromenane, nómadas no contactados por la civilización que habitan en el Parque Nacional Yasuní, uno de los lugares más biodiversos del planeta.

La Secretaría de Derechos Humanos dijo la inoculación en la ZITT es parte del compromiso por proteger y garantizar la preservación del patrimonio cultural vivo de esa zona, que son los Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario, así como los pueblos Waorani que mantienen contacto inicial.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19