El presidente del banco central de Brasil, Roberto Campos Neto, dijo que los responsables de política apuntan a una inflación por debajo del 4% el próximo año como parte de sus esfuerzos para acercarla al objetivo del 3,25 por ciento.

“Para nosotros, alrededor del objetivo significa menos del 4%”, dijo en una conferencia de prensa en línea, aclarando el lenguaje utilizado en la comunicado que acompañó a la decisión sobre las tasas de interés de la semana pasada. “Si es el 4%, entonces entendemos que tenemos que actuar. No tenemos un número exacto. Es parte de una estrategia”.

Según publica la agencia Bloomberg, la persistente suba de precios ha obligado a los responsables de política monetaria de Brasil a extender un ciclo de ajuste que ha sumado 11,25 puntos porcentuales a los costos de endeudamiento en poco más de un año. Aun así, la inflación anual se ha mantenido por encima del 10% desde septiembre gracias a un consumo más firme y al aumento de los costos mundiales de las productos básicos. Los banqueros centrales han dicho que esperan que sus aumentos de tasas tengan un efecto más fuerte en la economía a partir de la segunda mitad de este año.

Tiempos

La mayoría de los analistas prevén que los precios al consumidor aumenten un 8,5% este año y un 4,7% el próximo, por encima de los objetivos respectivos del 3,5% y el 3,25%. La semana pasada, la petrolera estatal Petróleo Brasileiro SA, conocida como Petrobras, elevó los precios de la gasolina y el diésel, impulsando al alza las revisiones a las estimaciones de inflación de fin de año.

Los miembros de la junta están enfocados en el objetivo del próximo año, dijo Campos Neto, y agregó que 2024 aún no ha sido considerado en su horizonte de política.

El banco central de Brasil elevó las tasas al 13,25% el 15 de junio y apuntó a otro aumento de 50 puntos básicos o menos en agosto. Muchos economistas están apostando a que los costos de endeudamiento pueden llegar al 14% y permanecer en los dos dígitos el próximo año.

La estrategia de los responsables de política es mantener el índice de referencia Selic en un nivel más alto durante más tiempo para garantizar que la inflación regrese a la meta, dijo en la misma conferencia de prensa el director de Política Económica del Banco Central, Diogo Guillén.

Crecimiento

El aumento del costo de vida se ha convertido en un obstáculo importante para la reelección del presidente Jair Bolsonaro en octubre. Bolsonaro, que se ubica en el segundo lugar e las encuesta, se ha comprometido a investigar Petrobras y ha propuesto medidas para bajar los impuestos a los combustibles. Ahora está evaluando aumentar la entrega de ayuda en efectivo a los pobres.

Los encargados de política monetaria han dicho que es probable que los recortes en los impuestos a los combustibles enfríen la inflación este año y la impulsen en 2023, pero no incorporarán el impacto de tales medidas en sus proyecciones hasta que entren en vigencia.

El banco central también elevó su estimación de crecimiento económico para 2022 al 1,7% desde el 1% anterior, citando un primer trimestre más fuerte de lo esperado, incluido un impulso de las exportaciones y el consumo familiar.