Este martes el Fondo Monetario Internacional ( FMI) redujo levemente sus proyecciones respecto al crecimiento de la economía mundial en 2021: prevé que irá en alza en un 5,9%, cuando en julio de este año el mismo organismo había indicado que esperaba un aumento del 6%.

El FMI tuvo en cuenta el Covid-19 y las modificaciones que se presentaron en los distintos mercados debido a los confinamientos que se impusieron alrededor del mundo de parte de los respectivos gobiernos. "La recuperación mundial continúa, pero el impulso se ha debilitado, obstaculizado por la pandemia", dijo la economista Gita Gopinath.

"Impulsado por la variante Delta altamente transmisible, la muerte global registrada de Covid-19 ha aumentado a cerca de cinco millones y abundan los riesgos para la salud, lo que frena un retorno total a la normalidad", agregó la integrante del organismo esta mañana en el informe Perspectivas Económicas Mundiales, en el marco de la Asamblea anual conjunta del Fondo y del Banco Mundial.

Gopinath calificó a la situación como "de alta incertidumbre" y pronosticó que en medio de ese contexto, la inflación "probablemente volverá a los niveles anteriores a la pandemia a mediados de 2022 para el grupo de economías avanzadas y economías emergentes y en desarrollo".

Respecto a la reducción respecto a la economía mundial en el 2022, se refirieron: "En comparación con nuestro pronóstico de julio, la proyección de crecimiento global para el siguiente año ha sido revisada, y se redujo marginalmente a 5,9 %, mientras que se mantiene sin cambios para 2022 en 4,9%".

En este contexto, el Fondo Monetario Internacional tomó en cuenta los factores externos debido a la pandemia que afectaron alrededor del mundo. "La modesta revisión de los titulares enmascara grandes degradaciones en algunos países. Se ha oscurecido considerablemente debido al empeoramiento dinámica pandémica", expresaron.

De esta manera, desde el organiso hicieron hincapié en la "gran brecha de vacunas" e hicieron hincapié en el sector de la población que no recibió las dosis correspondientes. "Si bien más del 60 % de la población de las economías avanzadas está vacunados y algunos ahora están recibiendo inyecciones de refuerzo, alrededor del 96% de la población de los países de bajos ingresos sigue sin vacunarse", remarcaron.