La economía de la eurozona no alcanzará las previsiones anteriores a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus al menos hasta finales de 2022, se desprende de las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Banco Central Europeo (BCE).

Según las estimaciones del regulador europeo, el Producto Interno Bruto (PIB) de la eurozona disminuirá en el 8,7% en 2020 y se recuperará en el 5,2% en 2021 y el 3,3% en 2022.

"Esto implica que para el final del horizonte de proyección, el nivel del PIB real estaría alrededor del 4% por debajo de su nivel esperado en las proyecciones de marzo de 2020", dice el comunicado del organismo que preside Christine Lagarde.

El BCE anunció el aumento del volumen del Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP por sus siglas en ingles) en 600.000 millones de euros, hasta un total de 1,35 billones de euros.

El programa de compra de papel lanzado en marzo en medio de la crisis económica, será válido al menos hasta finales de junio de 2021. 

En este contexto de crisis, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, admitió que el PIB de su país quedará "como el del año 2000" por los devastadores efectos económicos de la pandemia de coronavirus.

"Con la llegada de esta crisis el PBI volverá a los niveles del 2000. Tenemos el deber de, todos juntos, hacer un esfuerzo para recuperar los veinte años perdidos", planteó Conte.

Las declaraciones de Conte se dan días después de que el titular del Banco Central italiano, Ignazio Visco, admitiera que el PBI del país puede llegar a contraerse entre un 9 y un 13% por la pandemia.