La Comisión de Inmunidad del Senado italiano autorizó que el líder del partido ultraderechista Liga, Matteo Salvini, sea juzgado por un delito de secuestro cometido contra los 116 inmigrantes a los que se impidió desembarcar del buque militar Gregoretti en julio de 2019, cuando Salvini era ministro del Interior. El plenario del Senado deberá tomar la decisión definitiva el 17 de febrero.

Cinco senadores de la Liga a favor de rechazar autorizar el procesamiento de Salvini, cuatro de Forza Italia votaron en contra y un quinto del partido ultraderechista Hermanos de Italia también votó en contra de la iniciativa, que fue rechazada por la normativa que establece que en caso de empate prevalece el "no", informa el diario La Repubblica.

Los partidos del Gobierno, Movimiento 5 Estrellas y Partido Democrático, salieron de la sala para no votar sobre esta cuestión y evitar así dar mayor protagonismo a Salvini ante las elecciones regionales del próximo domingo en Emilia Romagna.

En un primer momento Salvini rechazó este juicio, pero posteriormente pidió a sus senadores que apoyaran su procesamiento para poder defenderse. "Hay momentos en los que hay que ir a prisión para alcanzar la libertad", dijo Salvini el fin de semana durante un acto electoral en Comacchio.

El secretario general del Partido Democrático, Nicola Zingaretti, ha reprochado que "siempre es la misma película". "Salvini una vez más hace uso político de la justicia y está construyendo una batalla política porque exige impunidad", ha argumentado en la emisora RTL. Para el líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Magio, aliado de Salvini cuando ocurrieron los hechos, le ha reprochado que haya pasado "del soberanismo al victimismo".

Un cruce con las "sardinas"

En tanto, Salvini acusó al movimiento juvenil de las denominadas "sardinas" de querer "cancelar el decreto sobre seguridad" que endureció la política migratoria del país, en un nuevo cruce entre ambas fuerzas a días de las elecciones regionales del próximo domingo en la región Emilia-Romaña. "Quieren hacer un partido y cancelar el decreto de seguridad", denunció Salvini al movimiento juvenil nacido en noviembre, según declaraciones que reproduce este lunes la cadena RAI.

El domingo, en una manifestación frente a 40.000 personas en Bolonia, capital de Emilia-Romaña, las denominadas "sardinas" criticaron a Salvini y aseguraron: "Nosotros somos la respuesta al populismo de derecha y al soberanismo" de la Liga.

Los dichos de Salvini, impulsor del endurecimiento de la política migratoria durante su gestión como vicepremier entre junio de 2018 y agosto de 2019, se dan a menos de una semana de los comicios regionales de la región de Emilia-Romaña, un bastión de la izquierda local en el que la Liga podría imponerse, de acuerdo a las últimas encuestas.