El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, había anunciado en agosto último que privatizaría nueve empresas estatales, entre ellas la Casa de la Moneda.

La promesa se concretó con la publicación del decreto 10.054 en la Gaceta Oficial del país, lo que significa que la emisión de la moneda brasileña quedará en manos de una empresa privada.

De esta manera, ese organismo se incluye en el programa de Asociación de Inversión de la Presidencia de la República (PPI), como parte del Programa Nacional de Privatización (PND), firmado por el mandatario brasileño.

De acuerdo con lo que establece el decreto, el proceso de privatización será monitoreado y ejecutado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes).

La medida ya despertó el rechazo de organizaciones sociales como la Unión Nacional de Monedas, cuyo presidente, Aluizio Júnior, la calificó de locura porque coloca los servicios esenciales del país en manos de intereses extranjeros y privados.

La Casa de la Moneda existe desde 1694 y tiene actualmente capacidad para producir unos 2.600 millones de billetes y 4.000 monedas por año. También se ocupa de la elaboración de los pasaportes, según informó EFE.

En la lista de empresas para privatizar, anunciada en agosto, también está la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos (ECT), la Empresa portuaria del estado de SÒo Paulo (Codesp), la Empresa Gestora de Activos (Emgea), la Agencia Gestora de Fondos y Garantías (ABGF), el Servicio Federal de Procesamiento de Datos (Serpro), la Empresa de Tecnología e Informaciones de la Seguridad Social (Dataprev) y Electrobras.

noticias relacionadas

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos