China reportó la aparición de 67 nuevos casos de coronavirus, todos ellos importados, es decir que no se diagnosticaron casos locales, razón por la cual el gobierno de Xi Jinping prohibió temporalmente la entrada de extranjeros al país, sin importar que tengan visados o permisos de residencia en vigor.

La Comisión Nacional de Sanidad de China detalló que, se habían certificado seis muertes por Covid-19, todos ellos en la provincia de Hubei y, de los cuales, cinco ocurrieron en Wuhan, la capital provincial y cuna del brote.

Los nuevos casos importados se registraron 18 en Shanghái, 12 en Mongolia Interior, 11 en Cantón, seis en Beijing, seis en Fujian, tres en Shaanxi, dos en Tianjin, dos en Zhejiang, dos en Jiangsu, dos en Yunnan, y uno en Shanxi, Jilin y Henan, respectivamente, informó la agencia de noticias EFE.

El ministerio de Asuntos Exteriores de China señaló hoy a través de un comunicado, citado por la agencia de noticias EFE, que "en vista de la rápida propagación de la Covid-19 en todo el mundo, China suspenderá temporalmente la entrada en el país de ciudadanos extranjeros con visas o permisos de residencia válidos en el momento de este anuncio".

La medida entrará en vigor a partir de la medianoche del viernes.

Asimismo, el documento agregó que China "se ha visto obligada" a tomar esta decisión "ante el tenor de la situación del brote y las prácticas de otros países", con el objetivo de frenar los llamados casos "importados", que no dejan de aumentar en el país.