El precio del gas natural en Europa marcó hoy un nuevo récord en medio de una tendencia alcista que se replicó en los mercados del continente.

Según datos de la bolsa londinense ICE, los futuros del gas natural para octubre del 2021 en el mercado neerlandés TTF por primera vez superaron 1.000 dólares por 1.000 metros cúbicos. El incremento de las últimas 24 horas es de casi un 11 por ciento. 

Los expertos en la industria gasística explican que septiembre suele ser uno de los meses más volátiles en el mercado, ya que los agentes del sector optimizan sus posiciones a corto plazo antes del inicio de la temporada de calefacción, señala el sitio web RTenespañol.

No obstante, este año la situación se ha visto agravada, entre otras cosas, debido "al bajo nivel de reservas, la incertidumbre respecto a las infraestructuras [como el gasoducto Nord Stream 2 y el Magreb-Europa] y la tensión en el mercado global del gas natural licuado". Precisamente el retraso en la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream II debido entre otros ítems a las sanciones impuestas por EEUU y la propia Unión Europea a Rusia, con la consiguiente falta de suministro ruso adicional, está generando todavía una mayor presión al alza en la oferta. 

Producción frenada

El encarecimiento de los precios del gas esta forzando a frenar la producción en distintas industrias europeas que dependen del fluido para seguir adelante, indica el sitio EconoJournal. Que agrega que los sectores que más sufren el impacto son las de químicos y fertilizantes. En ese marco, BASF, la principal compañía productora de químicos del mundo, anunció que reducirá la producción de amoníaco en Alemania y Bélgica debido a los altos precios del gas natural. Lo que podría replicarse en plantas de Gran Bretaña, España y otros países.

En España, particularmente, el alza del gas llevó a su vez a un nuevo récord en el costo de la electricidad, al alcanzar los 189,9 euros por megavatio hora en el mercado mayorista. Esto representa un aumento del 3,4 % con respecto del martes, que ya marcaba el segundo precio más alto desde que hay registros.

El precio del gas afecta directamente a la electricidad como materia prima para las centrales de ciclo combinado --plantas que queman gas natural para generar electricidad-- y estas, a su vez, inciden en los precios del resto de tecnologías de generación españolas.