El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, declaró que la economía estadounidense parece sólida con crecimiento estable y escaso desempleo, pero que el coronavirus podría convertirse en una amenaza.

En su informe semestral al Congreso, el titular del banco central estadounidense afirmó que esa entidad está satisfecha con las tasas de interés actuales, insinuando que no habrá recortes de las tasas a corto plazo a menos que cambien las circunstancias. Varios analistas estiman que las tasas quedarán intactas el resto del año, aunque algunos sospechan que las reducirán al menos una vez más.

Powell aseguró que "estamos vigilando de cerca la aparición del coronavirus, que podría conducir a interrupciones en China que se extenderían al resto de la economía global", señaló el banquero estadounidense. En su informe bienal sobre la economía estadounidense, la Fed ya advertía la semana pasada de que el brote ha sustituido a otros riesgos, como las tensiones comerciales o la ralentización del crecimiento de la economía a nivel global.

En este sentido, Powell ha señalado que la epidemia tendrá impacto sobre China y sus vecinos y principales socios comerciales, aunque aún falta por saber qué efecto tendrá en la economía estadounidense.

El discurso de Powell fue difundido a la prensa previo a sus declaraciones ante la Comisión de Asuntos Financieros de la Cámara de Representantes. Hoy, Powell hablará ante la Comisión de Asuntos Bancarios del Senado.

El banco central estadounidense redujo las tasas de interés tres veces el año pasado y cuatro veces el año previo. Powell afirmó que ello era necesario para "proteger a la economía del debilitamiento del crecimiento económico global y de los acontecimientos comerciales y estimular la inflación" para que alcance la meta de 2% fijada por el banco. Pero desde la última vez que la institución redujo las tasas de interés, en octubre _a una franja de entre 1,5% y 1,75%_ el banco se ha abstenido de modificarlas. Las declaraciones de Powell reflejan que no habrá cambio a corto plazo.

La Fed, indicó Powell, "cree que la política monetaria actual apoyará un continuo crecimiento económico, un sólido mercado laboral y una inflación que se ajuste a la meta de 2%".

Añadió que mientras los indicadores económicos "sigan reflejando en términos generales esta situación, la política monetaria actual probablemente seguirá siendo la apropiada".

El titular del banco central se expresó satisfecho con varios indicadores económicos, destacando que la expansión económica estadounidense ha entrado su 11° año, el período más extenso de crecimiento económico en la historia registrada. El año pasado, la economía se vio afectada por el letargo del crecimiento económico mundial y las disputas comerciales entre Estados Unidos y otras naciones.