En una de sus acciones últimas como presidente de los Estados Unidos, Donald Trump firmó una orden ejecutiva ordenando al Departamento de Asuntos de Veteranos que realizara un estudio de todos los veteranos que sirvieron en una base tóxica en Uzbekistán después del 11 de septiembre, un paso para facilitar las cosas para cubrir sus costos médicos.

Militares Estados Unidos 

En diciembre de 2019, McClatchy informó sobre cientos de fuerzas especiales estadounidenses y otras tropas militares a la que le diagnosticaron cáncer después de servir en Karshi-Khanabad, Uzbekistán, en las semanas posteriores a los ataques del 11 de septiembre de 2001.

La base soviética, conocida como "K2", estaba plagada de peligros tóxicos. En el suelo se encontraron restos de armas químicas y uranio procesado de bajo nivel. Además, todos los charcos de solventes que habían contaminado los terrenos durante años formaban una "sustancia viscosa negra" que se le pegaban en los pies a los soldados cuando caminaban por el lugar. 

Veteranos

En noviembre de 2019, se presentó el primer veterano de K2, luego de leer sobre el aumento de los cánceres de los veteranos de Kansas City Star de McClatchy. Dos meses más tarde, el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes anunció que estaba iniciando una investigación sobre los cánceres K2, que se contaban por cientos.

Cáncer 

La última orden ejecutiva de Donald Trump, requiere que el Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA por sus siglas en inglés) y el Departamento de Defensa identifiquen qué toxinas se encontraron en K2, en qué lugar de la base se encontraron y qué miembros del servicio pudieron haber estado expuestos a ellas.

Por otra parte, se pide un estudio similar a los requeridos en los proyectos de ley de financiamiento anual para el Departamento de Defensa y el VA que el Congreso aprobó el año pasado, para determinar "cualquier consecuencia para la salud" que pueda estar relacionada con las toxinas en K2, para tomar decisiones sobre qué de esas condiciones de salud deben ser cubiertas automáticamente por el VA.

Luego de esperar tantos años, el Sargento Primero retirado salió a hablar y dijo que "después de dos décadas de espera para la acción, nos alienta el reconocimiento de K2 por parte del gobierno federal”. 

Donald Trump y los veteranos

Los veteranos del K2 indicaron que ya sabían que Donald Trump estaba considerando una orden ejecutiva luego de que el secretario interino de Defensa, Christopher Miller, que tamién trabajó en K2, hiciera una prioridad para ayudar a los demás veteranos que tenían las bases allí. 

Ejército Estados Unidos

A medida que más miembros del servicio con problemas neurológicos o reproductivos después de servir en K2 hablaron públicamente, la respuesta de VA evolucionó de decir que la premisa de que K2 estaba conectado con cánceres era "falsa", a pedir a los veteranos de K2 que se presentaran.