Hace más 50 años, la NASA llevó a los primeros tres hombres a la Luna a través de la quinta misión del programa Apolo de Estados Unidos (EE.UU.), pero el retorno de los astronautas no pudo lograrse. Después de ese fracaso, la agencia estadounidense buscará llegar una vez más al satélite natural de la Tierra y para eso, firmó un contrato con la empresa aeroespacial de Elon Musk, SpaceX. 

En abril, la  NASA otorgó a Musk, uno de los multimillonarios que pisa fuerte en la industria del turismo espacial, un contrato de 2.900 millones de dólares para que SpaceX pueda construir un módulo de alunizaje y desarrollar una misión para llevar al ser humano a la Luna. 

El programa de la NASA que busca llegar a la Luna

El contrato con Musk se enmarca dentro del Programa Artemis y el Programa de Sistema de Aterrizaje Tripulado (HSL, por sus siglas en inglés) de la NASA, que en colaboración con otras agencias espaciales y compañías privadas, busca llegar al satélite a partir de 2024. 

Al respecto, un informe de la central espacial norteamericana indicó hace semanas que el viaje podría prorrogarse porque "los retrasos en el desarrollo de un traje espacial" hacen "imposible" que los astronautas pongan el pie en la  Luna en 2024.

Según ese estudio los trajes "no estarán listos para el vuelo hasta abril de 2025 como muy pronto", pero ante estos problemas Elon Musk respondió que " SpaceX podría hacerlo si se necesita", y parece plantear una alternativa para mantener la fecha prevista para esta misión espacial.

Como de costumbre, el dueño de Tesla utiliza su cuenta de Twitter para mantener al tanto a sus seguidores de sus próximos proyectos y ambiciosas iniciativas relacionadas a atravesar los límites de la Tierra. En esa línea, Musk habló sobre cuándo piensa involucrar a SpaceX en las misiones de la NASA del programa Artemis.

Un usuario de la red social detalló que la agencia estadounidense ya comenzó a pagarle a la compañía de Musk lo acordado para la creación del módulo de alunizaje y le preguntó al magnate si esperaba tener la nave de StartShip lista para el aterrizaje lunar de humanos en 2024, "a pesar de otros retrasos". 

Minutos más tarde, el fundador de SpaceX contestó que el ser humano volvería a la Luna "probablemente antes" de 2024. 

Actualmente, la empresa de Musk está desarrollando su primer propulsor " Super Heavy", denominado Booster 4, que cuenta con 70 metros de altura y es una de las naves más potentes de la historia. 
 

Super Heavy es la primera etapa de Starship, un sistema de transporte reutilizable que permitirá transportar personas y carga al espacio. Algunos de los destinos planificados por el magnate son la Luna y Marte, entre otros.

La disputa con Jeff Bezos por llegar a la Luna

El pasado lunes, la empresa aeroespacial de Jeff Bezos, Blue Origin, presentó una demanda contra la NASA ante el tribunal federal de Estados Unidos, por la gestión del programa del Sistema de Aterrizaje Humano a través del cual la agencia estadounidense contrató a la empresa SpaceX para encargarse de una misión que llevaría al ser humano a la Luna una vez más. 

El dueño de Amazon estuvo reclamando meses a la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EE.UU (GAO, por sus siglas en inglés), pero ésta desestimó su protesta. 

Al respecto, Blue Origin señaló que cree "firmemente" en que la situación debe ser abordada "para restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un retorno seguro a la Luna para Estados Unidos". 

Incluso, Bezos llegó a ofrecer una suma de 2.000 millones de dólares a la NASA para formar parte del programa, pero la agencia espacial rechazó la oferta. 

De esta manera, la guerra de multimillonarios por llegar al espacio continúa y Bezos planea llevar a la justicia el caso de la NASA y el contrato con Musk.