El magnate estadounidense Elon Musk volvió a disparar contra el presidente Joe Biden, esta vez por una iniciativa que propone contratar a unos 87.000 empleados públicos en los próximos diez años para cerrar la "brecha fiscal" mediante la recaudación de impuestos adeudados por grandes corporaciones, sociedades y personas adineradas.

El CEO de Tesla es muy crítico de la gestión demócrata, ya que Biden ignoró repetidamente al dueño de la automotriz más rentable del mundo, lo penalizó con impuestos y hasta lo dejó fuera de encuentros muy importantes con los demás fabricantes estadounidenses.

Esta vez, Musk aprovechó los comentarios de la legisladora Lauren Bobert sobre el plan "Build Back Better" (Reconstruyamos mejor), que en uno de sus puntos plantea la contratación de 87.000 personas en el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). 

Boebert comparó el aumento propuesto en la fuerza laboral del IRS con Tesla y Apple, que emplean a 70.000 y 154.000 personas, respectivamente. "Biden quiere que nuestro IRS tenga 170.000 empleados. Un aumento de 87.000 supuestamente para monitorear a los 614 multimillonarios en Estados Unidos", tuiteó la republicana.

A eso, Musk respondió:  "El IRS ya tiene equipos de auditoría dedicados para personas de alto patrimonio neto. La duplicación de personal es para todos los demás". El CEO de Tesla sumó así una crítica más, después del famoso "Sleepy Joe" y la "no tan amigable" gestión de Biden.

¿Por qué Elon Musk está en desacuerdo con esta propuesta? La iniciativa busca que las grandes empresas y los multimillonarios presenten a la agencia reguladora mucha más información que la actual sobre el dinero que circula por las cuentas de sus clientes.

Eso, particularmente, no convence al magnate, que debe miles de millones a Estados Unidos por impuestos impagos. En junio, ProPublica publicó una investigación que encontró que Musk no pagó impuestos federales sobre la renta en 2018. En ese momento, era la segunda persona más rica del mundo.

La inmensa mayoría de la riqueza de Elon Musk está ligada a acciones y opciones relacionadas con sus tres empresas: Tesla, SpaceX y The Boring Company. Eso significa que no paga casi nada en impuestos sobre la renta porque no recibe un salario en efectivo sustancial por administrar las empresas. En cambio, se le paga con acciones de las empresas, que no se gravan hasta que se venden o se ejercen las opciones.

Cómo es la iniciativa que rechaza Elon Musk

El IRS contrataría a 87.000 personas en los próximos diez años, de manera escalonada, para que el Departamento tenga tiempo de adaptarse al constante aumento de personal. Para hacer esto, tendrá una suba en su presupuesto de alrededor de 80.000 millones de dólares, que vendrían en forma de los llamados gastos obligatorios que no tendrían que ser aprobados cada año por el Congreso. La idea de esta iniciativa es bridar un flujo de financiación más confiable.

La agencia tuvo a lo largo del tiempo muchos cambios en sus fondos. En los últimos años, su presupuesto se redujo un 20%, lo que llevó a una disminución sostenida en su fuerza laboral, particularmente entre los auditores especializados que realizan exámenes de individuos de altos ingresos y de alto patrimonio neto global y estructuras complejas, como asociaciones, aprobaciones de múltiples niveles a través de entidades y corporaciones multinacionales.

Todo esto apuntaría a ejercer un mayor control sobre la recaudación de impuestos no pagados de empresas y personas de alto patrimonio neto como Elon Musk.

El IRS pasaría a tener unos 170.000 empleados

De hecho, un informe calculó que la "brecha fiscal" —la diferencia entre los impuestos adeudados al Gobierno y los que realmente se pagan— asciende a 600 millones de dólares, y podría ser de 7.000 millones en la próxima década si la situación no se regulariza. 

"Estos impuestos no pagados tienen un costo para los hogares estadounidenses y los contribuyentes que cumplen, ya que los legisladores eligen el aumento de los déficits, reducen el gasto en las prioridades necesarias o aumentan los impuestos para compensar la pérdida de ingresos", dijo el informe elaborado por el Departamento del Tesoro.

"La brecha fiscal beneficia de manera desproporcionada a las personas con altos ingresos que obtienen una mayor parte de sus ingresos de fuentes no laborales donde la declaración incorrecta es común", agregó el documento.

La exigencia de informes, sin embargo, hará que el IRS reciba una montaña de información que tardaría algún tiempo en analizar. Por eso, la idea es que el Departamento crezca de manera manejable (no más de alrededor del 10% anual), pero que también tenga ciertos fondos para realizar inversiones con grandes costos fijos, como modernizar la tecnología de la información, mejorar los enfoques analíticos de datos y contratar y capacitar a agentes dedicados a actividades complejas de ejecución.

Los críticos del sistema tributario actual buscan hace mucho implementar proyectos de ley que apunten a empresarios extremadamente ricos como Musk y el fundador de Amazon, Jeff Bezos, pero ninguno tuvo, por ahora, un progreso sustancial.