EL fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, cumplió una promesa que había hecho hace un año y se desprendió todas sus propiedades, después de que recibiera críticas por su estilo de vida. Entre mediados de 2020 y mediados de 2021, el magnate había vendido todas sus propiedades menos una: su histórica mansión en las afueras de San Francisco. Sin embargo, este miércoles confirmó que decidió venderla: "Una gran familia vivirá allí. Es un lugar especial", dijo. 

La propiedad no se había vendido cuando Musk descargó el resto de su cartera de bienes raíces de 100 millones de dólares, aunque sí figuró en la lista de la empresa de bienes raíces Zillow por un tiempo. 

Musk la catalogó como "especial", y razones no le faltaban. La impresionante mansión, de más de 100 años de historia, tiene un tamaño de 1540 metros cuadrados y está ubicada en un terreno de casi 20 hectáreas con césped, jardines y senderos privados para caminatas en Hillsborough, en la Península de San Francisco.

Y por si el exterior no era ostentoso, el interior lo es aún más: Hay 10 habitaciones y nueve baños en el interior, además de un salón de baile, una gran sala de banquetes formal, una sala de arreglos florales y una biblioteca. También cuenta con un garaje independiente para 3 autos, un estacionamiento techado para 8 autos y estacionamiento en un patio de automóviles. Era tal el lujo que solía alquilar la mansión construida cerca de 1912 por el conde francés Christian de Guigné para que realizaran eventos. 

Su precio no dista de sus impresionantes características. La mansión apareció en la plataforma de Zillow con una cotización de 37,5 millones de dólares, un precio muy superior a los 23,4 millones de dólares por los que la compró en 2017.

La mansión fue construida por un conde francés en 1912

Elon Musk y la venta de sus casas

En Zillow también vendió al menos siete de propiedades anteriores, cuyo precio conjunto se calcula en unos 114 millones de dólares. Entre las casas se encontraba una que anteriormente perteneció al legendario Gene Wilder.  “Solo una condición en la venta: soy dueño de la antigua casa de Gene Wilder. No puede ser derribado ni perder nada de su alma", tuiteó el magnate en su momento. Finalmente, hubo un final feliz: se vendió al sobrino de Wilder por 7 millones de dólares.

“¿Qué es más importante? ¿Marte o una casa? Dedicar tiempo a construir una casa, incluso si es una casa verdaderamente genial, no es un buen uso del tiempo en comparación con desarrollar los cohetes para ir a Marte y ayudar a solventar la energía sostenible”, había dicho Musk un año atrás. En otros reportajes, declaró que  planea enviar 1 millón de personas a Marte para 2050, para lo que  SpaceX construiría una flota de 1.000 naves estelares para transportarlas allí.

La última propiedad que le quedaba a Elon Musk irá "para una gran familia"

Un año después, en una entrevista reciente, el magnate dijo que una de sus motivaciones para vender sus posesiones es demostrarle a la gente que se toma en serio el traslado de humanos a Marte. "Estoy tratando de dejar en claro que lo digo en serio", declaró. "Y no se trata de consumo personal. Porque la gente me ataca y me dice, oh, tiene todas estas posesiones. Tiene todas estas casas. Está bien, ahora ya no las tengo", subrayó.

¿Dónde vive Musk ahora que se quedó sin propiedades? Un millonario nunca vivirá en la calle, claro está. Y aunque recaudó más de cien millones de dólares con la venta de sus propiedades, el fundador de SpaceX decidió vivir en una casa alquilada, estimada en 50.000 dólares, en Boca Chica, Texas. Y lo de irse a Marte es un objetivo claro: la propiedad está cerca de una instalación de su fábrica espacial, quizás previendo un posible viaje apurado al planeta rojo.