El Ministerio de Finanzas de Rusia ordenó el pago de los cupones de dos emisiones de eurobonos por un valor total de 117,2 millones de dólare, con lo cual evitó una eventual declaración de default de su deuda soberana.

El desembolso fue transferido a las cuentas de la sucursal londinense de Citibank y, según detalla el diario Kommersant, se efectuó en la misma divisa.

El ministro de Finanzas ruso, Antón Siluánov, había anticipado que el país trataría de realizar el pago en dólares, y si esto no era factible, lo haría en rublos, en vista del congelamiento de casi la mitad de reservas de oro y divisas del Banco Central ruso, que alcanzó unos 300.000 millones de dólares, ordenada por las potencias occidentales tras el comienzo de la operación militar de Moscú en Ucrania.

A su vez, la agencia de calificación de riesgos Fitch advirtió que consideraría como incumplimiento si Rusia pagara sus obligaciones en rublos. En este caso, se podría tratar del primer default grande de la deuda externa desde 1917, cuando los bolcheviques se negaron a pagar la deuda de los zares, valoró Reuters. 

Sanciones

El pago de los dos bonos de 73 millones y 44 millones de dólares con vencimiento en 2023 y 2043, respectivamente, es la primera liquidación de la deuda externa de Rusia tras el congelamiento parcial de sus reservas.

El ministro Siluánov calificó al congelamiento de las reservas rusas como parte de un intento de provocar un "impago artificial que no tiene ningún fundamento económico real".

Según las autoridades rusas, el país dispone de los fondos suficientes, pero era necesario retirar la suma requerida de sus reservas acumuladas en los bancos extranjeros para realizar este desembolso.

Las sanciones impuestas por EE.UU. admiten esta clase de operaciones bajo una exención que estará vigente hasta el 25 de mayo próximo.