Durante una investigación sobre el comportamiento de ondas sísmicas, geofísicos de la Universidad de Maryland descubrieron una serie de estructuras gigantes y totalmente desconocidas de composición y origen misterioso que están en la frontera entre el núcleo y el manto de la Tierra.

El hallazgo se produjo debajo de las islas Marquesas en el Pacífico Sur, las cuales son de tipo volcánico. Además, se demostró que la estructura debajo de esas islas hawaianas es mucho más grande de lo que se creía anteriormente. Lo que encontraron corresponde a una “vasta estructura, hecha de material denso” que fue encontrada en las profundidades del Oceano Pacífico, entre el núcleo y el manto del planeta.

Este descubrimiento "brinda la oportunidad de comprender mejor los intrincados procesos que han permitido que nuestro planeta evolucione y cambie con el tiempo", explicaron los investigadores. 

El equipo utilizó un algoritmo de machine learning que se había desarrollado originalmente para analizar galaxias distantes e investigar fenómenos que ocurren en lo profundo de nuestro planeta, según un artículo publicado ayer jueves en Science.

La estructura

Fueron los terremotos los que permitieron el descubrimiento. Cuando éstos se producen, se generan ondas sísmicas bajo la superficie terrestre que pueden viajar miles de kilómetros. Estas ondas, a medida que encuentran cambios en la temperatura, composición o densidad de las rocas, cambian su velocidad, que puede doblarse o incluso dispersarse. Los mencionados cambios crean ecos que pueden ser detectados por sismógrafos ubicados estratégicamente en lugares de todo el mundo.

"Al observar miles de ecos del límite del manto central a un mismo tiempo, en lugar de centrarnos en unos pocos a la vez, como suele hacerse, hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva", aseguró Doyeon Kim, becaria postdoctoral en el Departamento de Geología y autora principal del artículo.

Según la científica, su estudio, publicado en la revista Science el pasado viernes, demuestra que la región límite del núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir esos ecos. Su equipo midió el tiempo de desplazamiento y amplitud de los ecos generados por las ondas sísmicas después de un terremoto.

Gracias a estos cálculos, los investigadores desarrollaron modelos de las propiedades físicas de las rocas ocultas debajo de la superficie, entre otras cosas. Gracias a estos cálculos, los investigadores desarrollaron modelos de las propiedades físicas de las rocas ocultas debajo de la superficie, entre otras cosas.

El equipo de la Universidad de Maryland planea continuar la investigación para desarrollar un método de exploración para ver también lo que se encuentra bajo el Océano Atlántico.

"Esperamos que Sequencer pueda básicamente dejarnos usar todos estos conjuntos de datos diversos y reunirlos para buscar estas estructuras de manto inferior sistemáticamente", agregó Kim.

El científico concluyó en que espera responder más preguntas sobre la estructura del manto inferior de la tierra con las futuras investigaciones.