El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez (PSOE), apuntó a la segunda quincena de mayo como el horizonte para iniciar el desconfinamiento "lento y gradual" de la población de su país.

"El confinamiento general no se levantará hasta que estemos preparados, porque no vamos a vivir ningún riesgo", advirtió Sánchez al defender ante el Parlamento su propuesta para una tercera prórroga del estado de alarma, que llevará hasta el 9 de mayo la situación de excepción que se inició el 14 de marzo para frenar la propagación del coronavirus.

El líder socialista, no obstante, indicó que la nueva extensión del confinamiento "ya no será igual que las anteriores", puesto que se irán adoptado medidas de relajación dependiendo de evolución de la pandemia.

"Teniendo la segunda mitad de mayo como horizonte de desescalada, las reglas y limitaciones irán variando para ajustarse a los nuevos escenario", remarcó Sánchez.

"Conviene que todos asumamos que la desescalada va a ser lenta y gradual porque tiene que ser segura", añadió el jefe del gobierno de coalición entre el Partido Socialista y la fuerza de izquierda Unidas Podemos.

En medio de la sexta semana de confinamiento, la cifra diaria de fallecidos por coronavirus se mantiene estable en España, tras la muerte de 435 personas en las últimas 24 horas, lo que elevó el total de víctimas fatales a 21.717, mientras que los contagios repuntaron levemente, con 4.211 más, hasta alcanzar los 208.389.

Con la pandemia estabilizada y en aparente retroceso, Sánchez acudió al Congreso de los Diputados para defender la prórroga por 15 días del estado de alarma.

La intervención de Sánchez en el Parlamento tuvo lugar un día después de que su gobierno anunciara que los menores de 14 años podrán salir a partir del domingo con sus padres a dar un paseo, decisión que rectificó una medida previa que limitaba las salidas a los supermercados, farmacias o bancos y que había provocado una ola de críticas y hasta un cacerolazo.

"Es la primera vez que pido la prórroga del estado de alarma con un escenario prudentemente optimista, vislumbrando cómo podría ser la vida una vez superada la fase aguda de la crisis", pero "tenemos que ser extremadamente cautelosos", recalcó.

En tanto, Italia registró un nuevo repunte en el número de contagios por coronavirus, con 3.370 casos más en 24 horas, la peor cifra desde el pasado 18 de abril, y los fallecidos superaron los 25.000, tras contabilizar 437 muertes. No obstante, avanza en la idea de relajar el confinamiento a partir del 4 de mayo.

Mientras que Francia, que sumó 544 fallecidos para llevar el total a más de 21.000, no levantará el confinamiento hasta el 11 de mayo. Ese día volverán a clase los escolares hasta los 11 años.