Brasil necesita continuar con la agenda de reformas económicas y ajuste del gasto público para lograr un crecimiento consistente del Producto Interno Bruto (PIB).

Así lo explicaron varios economistas a la agencia oficial china Xinhua, luego de que se conociera que la economía del país avanzó apenas 1,1% en 2019.

En este sentido, el economista de la consultora MB Asociados, Sérgio Vale, consideró que el crecimiento del PIB brasileño en 2019 "es un resultado dentro de lo previsto, aunque es un número muy frágil".

"La parte optimista es que el cuarto trimestre fue positivo, algo que entiendo como una señal porque pese a los malos indicadores previos que había, el cómputo general fue bueno. Podríamos decir que 2019 empezó mal económicamente para Brasil pero terminó al alza", indicó.

El resultado supuso el tercer año seguido de crecimiento, con lo cual se dejó atrás la crisis económica de 2015 y 2016, la peor de la historia de Brasil, cuando el PIB se contrajo casi 7 puntos, aunque fue la menor expansión en los últimos tres años, inferior al 1,3% registrado en 2017 y 2018.

El especialista consideró, sin embargo, que en 2020 Brasil puede verse afectado por el impacto del nuevo coronavirus. "Esperamos para este año un primer semestre más frágil por el coronavirus, pero creo que será un resultado mejor que el del año pasado, cercano al 2%", agregó. Y resaltó la necesidad de que el gobierno siga con su política de reformas para lograr un crecimiento económico más robusto. " Brasil crece menos que los países vecinos y que la mayoría de los emergentes, también menos que la media mundial, porque gasta mucho dinero, el gasto fiscal es muy grande, se gasta más que lo que se recauda", comentó.

En su opinión, " Brasil debe parar de hacer políticas de corto plazo, hay que reforzar el momento de crisis mundial para acelerar las grandes reformas que quedan por hacer", como la tributaria y la Propuesta de Enmienda Constitucional de emergencia para reducir la jornada laboral de los empleados públicos y su salario. "Si el gobierno logra aprobarlas en el Congreso, ya es un gran paso adelante", explicó.

Por su parte, Marcel Caparoz, economista de consultora RC, también explicó que Brasil necesita aprobar más reformas para lograr una recuperación económica consistente en los próximos años. "Es necesario seguir con la agenda de reformas para que el país logre tener un PIB potencial mucho más alto", explicó.

Consideró que " Brasil tiene que mirar ya para este 2020, un año en el que todo parece que creceremos menos del 2,5 por ciento previsto inicialmente". "Las previsiones indican ahora mismo un crecimiento del 2%, que será un gran número pero seguirá siendo inferior a la media mundial y a la de los países vecinos. Hay que hacer las reformas en casa y mejorar la productividad", dijo.

Para Caparoz, Brasil necesita atraer más inversiones. "En 2019, las inversiones fueron muy bajas, aunque mejores que en 2018, con una tasa de inversión del 15,4 por ciento. Para una economía que quiere crecer entre un 3 y un 4 por ciento lo ideal sería tener una tasa alrededor del 25 por ciento", añadió.