Pasado mañana se votará en primera instancia del Senado brasileño el proyecto de reforma del sistema previsional del socio mayor del Mercosur, una iniciativa que se espera reactive la economía de Brasil de la mano de una mejora de la confianza de los mercados internacionales.

Convencidos de los cambios estructurales que requiere el país, el dividido Congreso brasileño ha logrado avanzar en la propuesta, sorteando los cuestionamientos de los gobiernos estatales bajo el compromiso de tratar una enmienda constitucional adicional que reforme las pensiones en ese nivel.

De esta manera, el mercado, que anota un alza de 27% en el Bovespa desde la elección de Bolsonaro hace un año, ya descuenta su aprobación y celebra. "La reforma de pensiones nos ha sorprendido al alza. La estimación actual de ahorros es de alrededor de 870.000 millones de reales (US$209.321 millones) en 10 años", indica Roberto Secemski, economista de Barclays Capital.

Pese al optimismo bursátil, persisten las dudas sobre el repunte de la economía

En este punto, las perspectivas apuntan a una aceleración del crecimiento, desde el 1% pronosticado para el presente ejercicio hasta el 2% y 2,5% que se anticipan para 2020 y 2021, respectivamente.

No obstante el optimismo bursátil, persisten las dudas sobre el repunte de la economía.

Por ejemplo la versión de que la reforma al sistema de pensiones podrá sufrir más demoras después de que un grupo de senadores manifestó su inconformidad con "el coste", según una versión publicada por la agencia Reuters.

De hecho, el mismo Secemski destaca que en Barclays "desde el principio se ha argumentado que la reforma de pensiones es necesaria, pero no suficiente para abordar todos los problemas fiscales del país".

Su opinión es compartida por el economista senior del Banco MUFG Brasil, Carlos Duchein, quien destaca que "el próximo gran esfuerzo será la reforma fiscal cuyo desafío es lograr una propuesta de consenso entre varios actores: gobierno federal, estados, municipios y corporaciones/individuos".

Este último, enumera entre los puntos pendientes un pacto federal para eliminar las asignaciones de los presupuestos federales y locales; una reforma administrativa, donde se establezca una nueva estructura de carrera de los empleados públicos y funcionarios; concesión de servicios públicos y privatización de empresas, entre otras.

Tasas a la baja

En tanto, las expectativas para las tasas de interés y de tipo de cambio en Brasil tocaron mínimos para este año, según un sondeo del Banco Central entre economistas publicado ayer, en una mayor evidencia de que se tiene en mente una continua expansión monetaria del organismo.

Los economistas esperan que la tasa de interés referencial Selic caiga a un 4,75 por ciento

El promedio de los pronósticos en la última encuesta "Focus" mostró por primera vez que los economistas esperan que el dólar termine este año en 4 reales y que la tasa de interés referencial Selic caiga a un 4,75%.

Este mes, el comité del banco que fija la política monetaria, conocido como Copom, redujo la tasa Selic en 50 puntos básicos a un mínimo récord de 5,50% y entregó señales claras de que está preparado para bajarlas nuevamente, asumiendo que la inflación se mantiene bien contenida.