Facebook anunció hoy que Donald Trump seguirá suspendido hasta el 7 de enero de 2023, por lo que la prohibición por violar las reglas de la red social por "alentar y legitimar la violencia" durante el asalto al Capitolio el 6 de enero pasado tendrá el máximo castigo posible, que será de dos años.

La decisón de la red social que creó Mark Zuckerberg vino después de que la Junta de Supervisión de Facebook le recomendara al gigante tecnológico que no suspender la cuenta del expresidente de Estados Unidos, ya que consideraban que era una decisión equivocada. Estas nuevas reglas que se aplican a Trump marcan una ruptura radical del enfoque tradicional de no intervención del discurso político que Facebook ha adoptado durante años.

Es que Facebook también dijo que los políticos serán tratados como otros usuarios cuando violen las reglas de la red social, en particular en caso de desinformación.

Facebook planea tratar a los políticos como usuarios normales cuando violen las reglas de la red social

"Dada la gravedad de las circunstancias que llevaron a la suspensión del señor Trump, creemos que sus acciones constituyeron una grave violación de nuestras reglas que merecen la pena más alta disponible bajo los nuevos protocolos", dijo el vicepresidente de asuntos globales de la firma, Nick Clegg, en un posteo.

"La decisión de Facebook es un insulto a un número récord de 75 millones de personas, además de muchos otros, que votaron por nosotros en las elecciones presidenciales amañadas de 2020", dijo Trump en un comunicado, sin perder tiempo.

"No se les debería permitir que se salgan con la suya con esta censura y silenciamiento. Al final, ganaremos. ¡Nuestro país no puede soportar más este abuso!", se quejó el exmandatario.

El fuego cruzado entre Trump y Facebook

El mes pasado, el Consejo Asesor de Contenidos, un cuerpo formado por investigadores independientes y creado por la empresa de Mark Zuckerberg, instó a vetar al mandatario de Facebook e Instagram.

La resolución, que fue vinculante, indicó que "existe evidencia suficientemente" para prohibir el acceso del magnate a esas redes sociales, pero no para que esa medida sea permanente.

El panel también instó a Facebook a revisar "su contribución a la narrativa del fraude electoral y las tensiones políticas" que llevaron a la violencia en el Congreso que dejó cinco muertos cuando estaba en marcha la sesión para certificar la victoria electoral de Joe Biden.

El conflicto Facebook-Trump tiene tensión desde hace tiempo

Durante ese asalto, el magnate publicó en sus redes sociales un video en el que le pidió a sus simpatizantes que se vayan a sus casas, pero con en un mensaje ambivalente también les dijo: "Los amamos, son muy especiales".

Ese posteo fue borrado por Facebook, argumentando que violaba sus reglas, por lo que el republicano insistió con un texto en el que justificó la violencia ante "una victoria electoral aplastante despojada de manera tan brutal", que también fue luego eliminado.

La empresa suspendió por 24 horas sus cuentas y, a casi dos semanas de dejar la Casa Blanca, la prohibición pasó a ser por tiempo indefinido, lo que fue justificado así por Zuckerberg: "Creemos que los riesgos de permitir que el Presidente continúe usando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes".

Previo a llegar a la Casa Blanca, Facebook se negó a bajar varios videos controvertidos de Trump, como el que subió en 2015 el entonces candidato republicano pidiendo prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos, medida con la que después avanzó al llegar al poder.

El año pasado, al exmandatario se le permitió publicar constantemente información falsa sobre el coronavirus e incluso, tras los disturbios por el asesinato del afroestadounidense George Floyd por parte de un policía en Minneapolis, posteó: "Cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos".

El asalto al Capitolio disparó la polémica

La presión de los trabajadores para que la empresa tome cartas en el asunto, de acuerdo a documentos internos que reveló en junio de 2020 el Washington Post, el uso de las redes sociales para difundir su denuncia de "fraude" en su derrota frente a Biden y, principalmente, el asalto al Capitolio, modificaron la relación entre Trump y Facebook.

Otras redes sociales como Twitter, la favorita de Trump, además de plataformas como Twitch y aplicaciones como Google Play, entre otras, prohibieron o restringieron la difusión de mensajes del magnate a partir de sus últimos días de Gobierno bajo el argumento de "incitación a la violencia".