En el famoso libro de Roal Dahl, Willy Wonka y la fábrica de Chocolate, su protagonista soñaba con un mundo donde todo fuera comestible. Y en un pequeño pueblo suizo esto fue casi real. Sus habitantesse llevaron la agradable sorpresa de tener nieve que podían comer. Al salir de sus casas, notaron que había nevado chocolate.

El impresionante fenómeno se dio luego de que se produjera una falla en el sistema de ventilación en la compañía Lindt & Spruengli, lo que provocó que se esparcieran por las calles finas partículas de polvo de cacao.

Según varios medios locales, se trató de un problema menor en el sistema de ventilación de refrigeración de una línea de “nibs de cacao” en su fábrica en Olten, entre Zúrich y Basilea.

El modelo de Nijs, son pequeños trozos de cacao triturados con una base de chocolate Con ayuda de los fuertes vientos, ayudaron a esparcir el polvo en las inmediaciones de la factoría, dejando una ligera capa de cacao en calles y autos.

La empresa ofreció pagar la limpieza de los automóviles y explicó lo sucedido. La compañía aseguró que las partículas esparcidas eran completamente inofensivas para el medio ambiente, y el sistema de ventilación ya fue reparado, por lo que esperan no se vuelva a repetir la nevada.

Las imágenes del pueblo fueron compartidas en redes sociales y mostraban que las calles, edificios, casas, árboles y todo a su alrededor quedaron cubiertos por una pequeña capa de nieve de chocolate, y a muchos de sus habitantes les encantó la idea.

El chocolate también fue alcanzado por el coronavirus

Según un sondeo realizado por Bloomberg y reportado por el medio Bussiness Insider,   la demanda mundial de chocolate en el primer trimestre podría haber caído en torno a un 3% en Europa, la región del mundo que lidera el consumo de este producto, y un 5,3% en América del Norte.

Esos resultados se basan en encuestas en las que la caída del consumo de chocolate oscila entre un 1% y un 11% en Europa y entre un 3% y un 7,5% en Norteamérica.

Este hundimiento en el consumo de chocolate afecta directamente a los países productores de cacao, especialmente en Asia, donde se había aumentado la capacidad de procesado justo antes de la pandemia debido a que en ese momento la demanda mundial estaba al alza. Ahora, los productores asiáticos de cacao estiman un retroceso de en torno al 9% entre enero y marzo debido al coronavirus.