El Gobierno de Francia a cargo de Emmanuel Macron decidió activar el plan antiterrorista Vigipirate en todo el país luego de que se produjeran dos ataques con cuchillos en las ciudades de Aviñón y Niza que las autoridades vincularon con sectores fanáticos.

El primer ataque se produjo cuando un hombre se lanzó con un cuchillo contra las personas que se encontraban en la basílica de Notre Dame de Niza, causando la muerte de tres de ellas. El agresor, que resultó herido, fue detenido.

Poco más tarde se conoció que la policía de la ciudad de Aviñón mató a un hombre que intentó atacar con un cuchillo a los agentes de la policía.  Según la policía, el agresor intentó llevar a cabo un ataque contra transeúntes sobre las 11:15 horas, gritó 'Alá Akbar' y amenazó a los agentes.


En respuesta, la policía abrió fuego y el atacante murió por las heridas. Y en el mismo día, la policía de Arabia Saudí detuvo a un hombre que atacó a un guardia de seguridad del consulado de Francia en la ciudad de Yeda. El guardia resultó levemente herido a causa del ataque.

Las agresiones se producen dos semanas después de que un refugiado musulmán decapitara a un profesor en las afueras de París por mostrar las caricaturas del profeta Mahoma a sus alumnos.


"Ya he decidido activar el plan Vigipirate en todo el territorio del país", dijo el primer ministro Jean Castex ante la Asamblea Nacional.

Condena de Turquia

La respuesta del gobierno turco llegó rápidamente, luego de que el presidente Macron se cruzara con la gestión de Recyp Erdogan por las caricaturas sobre musulmanes. El Ministerio de Exteriores de Turquía condenó el ataque y apuntó que  una persona que perpetra un ataque en un lugar de culto "no tiene nada que ver con religión, humanidad y moralidad".

"Condenamos enérgicamente el ataque perpetrado contra la basílica en Niza, expresamos nuestras condolencias a los familiares de los fallecidos y deseamos una pronta recuperación a los heridos", señala el comunicado. "Nada puede legitimar la violencia", indica el texto.

El Ministerio de Exteriores turco expresó su solidaridad al pueblo de Francia a causa de lo ocurrido.



Repudio  de la comunidad internacional

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, expresó su conmoción por los ataques perpetrados este jueves en las ciudades de Niza –que se llevó la vida de tres personas– y Aviñón, ambas ubicadas en el sureste de Francia. "Estoy profundamente consternado por los crueles ataques perpetrados en Niza y Aviñón. Mis pensamientos están con las víctimas y sus seres queridos", escribió Borrell en su cuenta de Twitter.

En su tuit también etiquetó a la embajada de Francia en Arabia Saudí, ya que este jueves fue agredido por un residente local un guardia del consulado francés en la ciudad de Yeda, en el oeste del país árabe.

El ataque en el consulado

En tanto, la policía de Arabia Saudí detuvo a un hombre que atacó a un guardia de seguridad del consulado de Francia en la ciudad de Yeda, en el oeste de Arabia Saudí, comunicó la policía de la provincia de La Meca. "Fue detenido un súbdito saudí que atacó a un guardia en el consulado francés en Yeda", señala el comunicado.

El guardia resultó levemente herido a causa del ataque. Según informó la embajada de Francia en Arabia Saudí, el guardia fue hospitalizado y su estado es estable.

La embajada francesa dijo que espera que las autoridades saudíes esclarezcan este ataque y garanticen la seguridad de las entidades francesas en el país. Además llamó a los franceses a ejercer vigilancia máxima durante su estancia en Arabia Saudí.