El Gobierno de Francia anunció que a partir del 1 de septiembre se habilitarán las celebraciones en salones y espectáculos para más de 5.000 espectadores, pese a que el Consejo Científico pronosticó que "es muy probable que se observe una segunda ola epidemiológica en el otoño o invierno" europeo, es decir, a partir de fines de dicho mes.

El veto a celebraciones en salones y ferias profesionales y espectáculos culturales con más de 5.000 espectadores, prohibidos desde mediados de marzo para mitigar la propagación del coronavirus, se levantará en todo el país a partir del próximo mes, informó el Ministerio francés de Cultura a través de un comunicado.

No obstante, podrían permitirse algunos eventos a partir desde el 15 de agosto, bajo autorización de las delegaciones locales del Gobierno y normas sanitarias, como el distanciamiento de una silla entre dos personas y el uso de tapabocas.

En las últimas 24 horas, Francia reportó 1.039 nuevos contagios de Covid-19, según el Ministerio de Sanidad, y tenía 292 focos activos, 13 más que ayer.

Entretanto, había 5.162 enfermos hospitalizados, de los cuales 388 se encontraban en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales, detalló la agencia de noticias EFE.

Las autoridades anunciaron la nueva disposición luego de que el Consejo Científico creado por el Gobierno para asesorar sobre la pandemia advirtiera que Francia está en una situación “controlada, pero frágil”.

" Francia se encuentra en una situación controlada, pero frágil, con un recrudecimiento de la circulación del virus durante este verano. El virus circula de una manera más activa, a partir de una caída acentuada de las medidas de distanciamiento y las barreras: el equilibrio es frágil y podemos volcar en cualquier momento y caer en un escenario menos controlado como, por ejemplo, el de España", alertó el consejo de expertos.