La Cancillería informó esta noche que hay "ciudadanos argentinos" entre los ocho fallecidos por el ataque que un hombre perpetró hoy en Nueva York con un automóvil, con el que atropelló a varios peatones y ciclistas, y que también dejó 11 heridos.

El atentado

Un hombre atropelló hoy con un vehículo de alquiler a varios transeúntes y ciclistas en una bicisenda del sur de Manhattan, en la ciudad estadounidense de Nueva York, matando al menos a ocho personas e hiriendo a otras 11, en un acto que las autoridades calificaron como terrorista.

El conductor, de 29 años, fue baleado, herido en el abdomen y detenido por la policía, tras salir de la camioneta con dos pistolas en cada mano que resultaron ser falsas, indicó el comisario de la Policía de Nueva York James O’Neill en una conferencia de prensa junto al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el gobernador del estado, Andrew Cuomo.

El atacante, cuya identidad no fue revelada, se encuentra hospitalizado

Testigos del ataque describieron escenas de pánico y sangre, con gente gritando del miedo y la bicisenda cubierta de cuerpos y bicicletas arrolladas.

Aunque el ataque no fue reivindicado, el modus operandi remite a los atropellos masivos que el grupo islamista radical Estado Islámico perpetró en ciudades como Niza, Berlín y Londres en los últimos años.
La Policía de Nueva York dijo que el vehículo, una camioneta alquilada de la compañía Home Depot, circulaba por una calle del Bajo Manhattan cuando subió a una bicisenda situada al borde del río Hudson y atropelló a varias personas.

Todos los heridos fueron trasladados a un hospital y, pese a que su estado de salud es grave, se encuentran fuera de peligro.

Testigos citados por la cadena de noticias CNN afirmaron que el atacante gritó en árabe “Allahu akbar” (Dios es el grande), la clásica arenga de los islamistas radicales.

De momento, se cree que el conductor actuó solo y no hay indicios de que haya otro tipo de amenaza en la ciudad estadounidense, precisó el gobernador de Nueva York.

El presidente estadounidense, Donald Trump, tachó hoy de “enfermo y perturbado” al autor del atropello múltiple y afirmó que ese tipo de ataques no deben ocurrir en Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional consideró al ataque, en un comunicado, un “aparente acto de terrorismo” y dijo que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Policía de Nueva York están investigándolo.