La jefa del Gobierno de la ciudad autónoma de Hong Kong, Carrie Lam, anunció que las elecciones legislativas previstas para el 6 de septiembre se suspenden por un año, debido al "riesgo sanitario extremo" que supone una tercera oleada de contagios del coronavirus. 

En una conferencia de prensa, Lam negó las denuncias de la oposición de que el aplazamiento se deba a motivos políticos: "No hay ninguna causa política", afirmó. Entre las razones para aplazar los comicios destaca el riesgo de contagio debido a la aglomeración de votantes y trabajadores en los colegios electorales o la imposibilidad para los hongkoneses residentes en el exterior de regresar para votar debido a la obligación de guardar dos semanas de cuarentena. 

“Imaginen que la participación es del 70%: habría tres millones de personas yendo a 615 colegios electorales a votar. Las grandes aglomeraciones de personas podrían suponer un riesgo muy alto de contagio”, acotó Lam.

Se trata de la primera ocasión en la que las elecciones al Consejo Legislativo del centro financiero asiático se retrasan desde los primeros comicios en 1985. Esta "necesaria" decisión, apuntó Lam, cuenta con el "apoyo total" del Gobierno de Beijing.