La industria brasileña reaccionó con dureza a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de retirar a Brasil de la lista de países en desarrollo, a la cual calificó de "ilegal" por haberse realizado de forma "unilateral" sin tener en cuenta las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La reacción de la cámara empresarial que nuclea a los industriales brasileños se dio a conocer luego de que el Gobierno de Trump anunciara el retiro de Brasil - junto con una veintena de naciones más, entre las que se encuentran Argentina y Colombia por Sudamérica- de este estatus, para algunos temas comerciales puntuales.

Estar en esa lista otorgaba una serie de preferencias comerciales con los Estados Unidos, que no veía con muy buenos ojos que entre los beneficiados estuvieran economías como la de China, con la que Trump ha enfrentado una guerra comercial que ha traído consecuencias para todo el planeta.

No obstante, la clasificación de país "desarrollado" o "en desarrollo" no existe en la reglamentación de la OMC.

"La Confederación Nacional de la Industria (CNI) considera que la decisión de los Estados Unidos de reclasificar a los países en desarrollo, incluido Brasil, en investigaciones de medidas de defensa comercial, es negativa e ilegal, ya que se hizo de manera unilateral, sin tomar en cuenta las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)", señaló la CNI en un comunicado.

Advertencia

De acuerdo con el organismo, la medida reduce la importancia del sistema multilateral de comercio y Brasil necesita de ese sistema.

"Siempre es un riesgo cuando las disputas comerciales se resuelven de forma aislada por un solo país. Para la industria brasileña es esencial que la OMC se mantenga fuerte y activa", señaló Carlos Abijaodi, director de Desarrollo Industrial de la CNI.

Para los industriales, la decisión de Trump es puntual y específica para combatir subsidios desleales, y también "una advertencia de lo que está sucediendo en el mundo, lo que no se puede ignorar: que Estados Unidos mantendrá y profundizará la guerra comercial contra el desequilibrio en la competencia internacional causada por el capitalismo del estado chino".

De hecho, el objetivo del Gobierno estadounidense es atacar las condiciones artificiales de competencia que practica el país asiático mediante las exportaciones.

Según explica la CNI, el modelo económico adoptado por China otorga subsidios a sus empresas desde la etapa de instalación hasta la producción y comercialización de sus productos, con lo que crea condiciones artificiales para la competencia.

"Esto significa que, además de la ilegalidad cometida por Estados Unidos, vamos a estar atentos a la secuencia de acciones que podrían dañar las exportaciones brasileñas", advirtió Abijaodi.

Bogotá habla de “daño marginal”

El gobierno de Colombia informó que ese país fue excluido de la lista de países que gozan del tratamiento especial y diferenciado de la OMC “puntualmente para lo relacionado con casos de posibles investigaciones por dumping y subsidios que se hagan sobre exportaciones colombianas”.

Las fuentes detallaron que EE. UU. reconocía un trato especial a países en vías en desarrollo bajo el acuerdo de OMC en investigaciones específicas por subsidios y dumping, asignando umbrales en porcentaje a los niveles determinados para determinar posibles afectaciones al comercio. En la práctica, dichos umbrales “son muy pequeños y al eliminarlos el daño es marginal”, consideró el gobierno.

De acuerdo con los datos históricos, Colombia ha sido objeto de estas investigaciones únicamente dos veces en su relación comercial con EE. UU., “luego esto no debería tener mucho impacto, pero sí manda una señal sobre la cual hay que estar alerta”, detalló el Gobierno.