El Supremo Tribunal Federal de Brasil dio luz verde a la apertura de una investigación contra 10 parlamentarios, incluido Onyx Lorenzoni, futuro ministro de la Casa Civil del Gobierno del presidente electo Jair Bolsonaro, por posibles delitos de financiación electoral ilícita.

El magistrado Edson Fachin atendió la petición de la procuradora general Raquel Dodge, que la semana pasada pidió abrir una pesquisa a Lorenzoni por presunta financiación irregular de campaña con donaciones del grupo cárnico JBS.

La procuradora sostuvo que entre 2010 y 2014 se verificaron situaciones de "recepción de dinero de forma disimulada", por lo que pidió una investigación exhaustiva para más tarde decidir si pide que se abra un proceso contra Lorenzoni.

Lorenzoni admitió en 2017 haber recibido 100.000 reales (26.000 dólares) que no fueron declarados a la Justicia Electoral en la campaña electoral de 2014, pero de acuerdo con fuentes judiciales habría indicios de que hubo más donaciones.

Anteayer, Lorenzoni dijo en un comunicado que recibe "con mucha tranquilidad" la apertura de una investigación preliminar porque así tendrá la oportunidad de aclarar los hechos.

Esta es la segunda acusación contra miembros del futuro Gobierno de Bolsonaro, que será investido el 1 de enero.

La semana pasada la policía empezó a investigar al futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, por presuntos fraudes en fondos de pensiones.