Las Fuerzas Armadas de Irán iniciaron amplios ejercicios militares en el mar Caspio en los cuales están sometiendo a prueba diversas unidades navales, aéreas y sistemas de lucha electrónica.

Las maniobras Amaniyat-e Paydar 1.400 ('Seguridad Sostenible' en persa) arrancaron ayer en un área de 77.000 kilómetros cuadrados del Caspio. "En el entrenamiento participan las unidades navales y aéreas de la Marina de Guerra, incluidos lanzaderas de cohetes, aviones, helicópteros, drones con base en buques, sistemas de lucha radioelectrónica, infantería naval y comandos de misiones especiales", comunicó la agencia de noticias ISNA.

Conforme a medios locales, en los ejercicios se está probando la interoperabilidad del material bélico y se practica el uso de sistemas lanzamisiles y de lucha electrónica.

Pruebas

También se simulará la aplicación de escenarios ofensivos y defensivos para comprobar su utilidad a la hora de proteger las aguas nacionales y las rutas de transporte marítimo.

Irán controla alrededor del 20% del Caspio, un mar que comparte con Azerbaiyán, Kazajistán, Rusia y Turkmenistán. La República Islámica ya ha llevado a cabo varios ejercicios navales este año, como las pruebas Eghtedar 99 (Autoridad 99), que tuvieron lugar en enero, y durante las cuales se probaron nuevas tecnologías militares y se demostró al mundo el poderío militar iraní.

Teherán está impulsando sus capacidades navales en medio de las tensiones crecientes con  Estados Unidos y sus aliados. La República Islámica ha incorporado este año un portahelicópteros de fabricación nacional, el Makrán, y más de 300 lanchas lanzamisiles de alta velocidad.