Las celebraciones del Día de la Independencia en Israel este año podrían volver a ser lo que eran antes de la pandemia, gracias a la masiva campaña de vacunación y con los casos de COVID-19  en una disminución persistente, según dió a conocer el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu.

Según lo establecido por el Ministerio de Salud, se aliviarán las restricciones de cara a los festejos. Eso sí, los actos oficiales mantendrán la lógica de pocas personas y espacios abiertos. Además, se requerirá el pase verde que garantiza la inmunización completa mediante vacunas, según informaron medios locales.

En municipios, se permitirán celebraciones con hasta 5.000 personas al aire libre, siempre y cuando las localidades tengan riesgo bajo. En caso de que el riesgo sea mayor, se buscará reducir la cantidad de asistentes.

Este año, las celebraciones de Iom Haatzmaut se realizarán entre el 13 y el 15 de abril. Para ese entonces, Israel tendrá una gran proporción de su población vacunada. 

Hasta ahora, Israel ha vacunado a más de 4,7 millones de personas, es decir, a más del 51,2% de su población, con dos vacunas contra el coronavirus. Alrededor del 56,3% de los israelíes, más de 5,2 millones, han recibido al menos una inyección de la vacuna.

Cuando se trata de poblaciones vulnerables, estas cifras son mucho más altas. Más del 80 por ciento de todos los residentes israelíes mayores de 50 años están completamente vacunados con dos vacunas, y lo mismo ocurre con más del 90 por ciento de la población mayor de 70 años.