El ministro de Defensa de Israel, Naftalí Bennett, declaró su intención de proteger resueltamente a los soldados israelíes que puedan ser procesados por crímenes de guerra por la Corte Penal Internacional, a la que calificó de "antisemita".

Bennet hizo esta advertencia durante una ceremonia ante pilotos de la fuerza aérea, después de que el 20 de diciembre la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, indicara que existen fundamentos para investigar presuntos crímenes de guerra cometidos por Israel y Hamás desde 2014.

"El Estado de Israel proporcionará a sus soldados y oficiales una cúpula de hierro", dijo Bennett en alusión al sistema que utiliza Israel para interceptar los cohetes que las milicias palestinas disparan desde la Franja de Gaza.

"Vosotros nos protegéis y nosotros os protegeremos", dijo el ministro a los pilotos. "Ningún soldado u oficial renunciará a proteger las vidas de su pueblo y su familia a causa del hipócrita tribunal de La Haya".