Tras el segundo día consecutivo con menos de 400 nuevos contagios de coronavirus, el gobierno italiano pidió  "no subestimar" una posible segunda ola de la enfermedad, mientras continúa con la flexibilización gradual de las medidas vigentes desde el 10 de marzo.

El ministro de Salud, Roberto Speranza, destacó que el país todavía está "en una fase en la que necesitamos la máxima precaución y cautela, pero es cierto que los números con los que estamos tratando están más contenidos".

En ese marco, de todas formas, planteó que "no puede subestimarse" la posibilidad de una segunda ola de contagios, y que esa opción "es temida por científicos de todo el mundo".

Protección Civil informó que 78 personas murieron por coronavirus en las últimas 24 horas, llevando el total a 32.955 desde la primera víctima registrada el 21 de febrero.

De todos modos, a más de tres semanas del inicio de la flexibilización de las medidas de aislamiento, el país volvió a mostrar menos de 400 nuevos casos e informó de 397 contagios.

En la ciudad norteña de Milán, donde entró en vigencia la prohibición de vender alcohol para llevar después de las 19, con el fin de reducir las juntadas nocturnas de jóvenes, se registraron 14 de los casos informados a nivel país, casi la mitad de los 27 informados ayer.

Luego de haber impuesto una cuarentena rígida desde el 10 de marzo, Italia empezó a flexibilizar las medidas el 4 de mayo, con la apertura de bares y negocios el lunes 18, y el anuncio de la habilitación de desplazamientos internos en el país y el permiso para llegada de turistas desde Europa a partir del 3 de junio.

De cara al calendario de reaperturas planteado por el gobierno, Speranza adelantó que "en septiembre volverán a abrir las escuelas".