El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, volvió a dar positivo de Covid-19 y se encuentra nuevamente en aislamiento, aunque no tiene síntomas y "sigue sintiéndose bastante bien", según informó este sábado el médico de la Casa Blanca.

Biden, de 79 años, "dio positivo el sábado por la mañana en una prueba de antígeno" y "retomará las estrictas medidas de confinamiento", señaló el doctor Kevin O'Connor en el parte médico, según consignó la agencia AFP.

O'Connor apuntó que los casos de "rebote" de positividad son comunes entre quienes, como el presidente, fueron tratados con Paxlovid, la pastilla anticovid de Pfizer.

El contagio del mandatario se dio a conocer el jueves de la semana pasada y, aunque lo obligó a suspender algunas actividades, como la reunión bilateral con Alberto Fernández, Biden evolucionó favorablemente y, según su médico, solo presentó "síntomas muy leves".

Biden y Fernández iban a reunirse en Estados Unidos el pasado martes 26 de julio, pero la reunión debió ser suspendida por covid

Covid: Biden volvió a dar positivo 

Este sábado por la mañana volvió a dar positivo, después de que los test realizados dieran negativo el martes por la noche, el miércoles por la mañana, el jueves por la mañana y el viernes por la mañana.

"Amigos, hoy volví a dar positivo por Covid", escribió Biden en Twitter. "Esto pasa con una pequeña minoría de personas. No tengo síntomas, pero voy a aislarme por la seguridad de todos los que me rodean. Todavía estoy en el trabajo y pronto volveré al ruedo", indicó.

Por su parte, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, escribió en esa red social que el mandatario está " asintomático, se siente bien y trabaja aislado desde la residencia para proteger a los demás".
Biden publicó un video en twitter demostrando que "se siente bien"
 
El caso de Biden, quien cuenta con la pauta completa de la vacuna y dos dosis de refuerzo, sirvió al Ejecutivo para alentar a la población a inmunizarse: "Sus síntomas ahora han desaparecido casi por completo y solo está un poco ronco y todavía sufre algo de congestión nasal", escribió su médico el lunes.
 
A sus 79 años, el presidente estadounidense entra en la categoría de personas en riesgo de desarrollar un caso grave de la enfermedad. No obstante, la Casa Blanca intentó tranquilizar a la población sobre su estado de salud y su capacidad para gobernar, incluso en aislamiento.