La Fiscalía brasileña dio un plazo de 72 horas para que el Ministerio de Salud dé explicaciones sobre por qué modificó la metodología de divulgación de datos sobre la pandemia del coronavirus, una decisión que tomó  el presidente Jair Bolsonaro y fue condenada por opositores y expertos médicos.

Además, seis capitales regionales de Brasil, que concentran el 45% de las más de 35.000 muertes por Covid-19 del país, comenzarán esta semana a relajar la cuarentena, lo que es visto por los expertos en políticas sanitarias como "una negligencia" en línea con la gestión de la pandemia que asumió Bolsonaro.

Las ciudades son San Pablo, Río de Janeiro, Fortaleza, Belém, Manaos y Recife, y todas exhiben curvas ascendentes de casos y muertes, según informó la agencia de noticias ANSA.

Sin embargo, las autoridades de estas capitales regionales argumentan que como la ocupación de las unidades de terapia intensiva ha disminuido, es posible iniciar la reapertura económica.

Esta criticada medida se suma a los cuestionamientos al gobierno federal por su decisión de dejar de publicar las cifras totales que tiene Brasil, el segundo país con más casos en el mundo, solo detrás de Estados Unidos.

El proceso extrajudicial instaurado por la Cámara de Derechos Sociales y Fiscalización de Actos Administrativos del Ministerio Público Federal, obligará al ministro interino de Salud, general Eduardo Pazuello, a presentar una explicación formal en un plazo de 72 horas a partir de su notificación, informó la agencia de noticias EFE.

Hasta ahora, el Ministerio de Salud no se pronunciado al respecto.

Con el argumento de evitar "subnotificaciones" e "inconsistencias" del reporte diario de los 27 estados de Brasil, el gobierno retrasó desde el viernes y por tres horas el informe de datos.

El sábado, Bolsonaro restringió la publicación de los datos consolidados de casos y muertes por coronavirus.