La crisis de COVID-19 que golpea a Europa tiene para rato a pesar de que se vislumbran las vacunas, sostuvo la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen.

"La crisis de COVID-19 está lejos de terminar. Europa sufre un fuerte impacto de la segunda ola del coronavirus, con algunas partes cerradas por la pandemia", dijo la funcionaria según el sitio web Sputnik.

Von der Leyen señaló que la Unión Europea se aseguró más de 2.000 millones de dosis de las potenciales vacunas contra el coronavirus al llegar a acuerdos con seis compañías.

La inmunización en el bloque comunitario, puntualizó, podría empezar a finales de diciembre.

Los países comunitarios deben aprobar el plan de recuperación por 750.000 millones de euros para poder superar la grave crisis económica provocada por la pandemia, declaró por su parte el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

"Tenemos que trabajar muy intensamente, estudiar todas las opciones posibles para salir de la situación actual, porque estamos en una grave crisis económica y ese dinero es muy necesario para la economía real, los ciudadanos", enfatizó.

Los Veintisiete siguen sin poder aprobar el fondo anticrisis, así como el nuevo presupuesto para los próximos siete años debido al veto de Polonia y Hungría, que rechazan la cláusula que condiciona la asignación de fondos comunitarios al respeto del Estado de derecho. Ambos instrumentos deben ser aprobados unánimemente por el Consejo de la UE.

Este condicionamiento podría implicar para ambos países la pérdida de la financiación por violar de las normas europeas y los compromisos en materia de derecho.