La Corte Suprema brasileña autorizó la apertura de una investigación contra el presidente del país, Jair Bolsonaro, por supuestas interferencias en investigaciones de la Policía Federal, denunciadas por el exministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro.

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Celso de Mello aceptó el pedido presentado el viernes por el fiscal general de Brasil, Augusto Aras, tras las duras críticas hechas por Moro el mismo viernes en la rueda de prensa en la que anunció que dejaba el cargo.

Moro, exjuez federal y principal "estrella" del gobierno de Jair Bolsonaro por la fama ganada luego de enviar a prisión al ex presidente Lula da Silva por presuntos hechos de corrupción, dejó el gobierno en desacuerdo con la intención de Bolsonaro de cambiar el director de la Policía Federal.

En un duro discurso, Moro denunció que Bolsonaro quería tener acceso a informaciones de las investigaciones de la Policía Federal que envuelven a sus hijos mayores, dedicados a la política.

El juez de la Corte Suprema aceptó el pedido al entender que los hechos denunciados por Moro tienen relación con el ejercicio del cargo, lo que permite investigar a Bolsonaro. Según la Constitución brasileña, el jefe de Estado sólo puede ser investigado por crímenes cometidos durante su mandato.

“Los crímenes supuestamente practicados por el señor presidente de la República, conforme noticiado por el entonces ministro de Justicia y Seguridad Pública, parecen guardar (…) una íntima conexión con el ejercicio del mandato presidencial, además de mantener, en función del período en el que habrían sido supuestamente practicados, relación de contemporaneidad con el desempeño actual de las funciones político-jurídicas inherentes a la jefatura del Poder Ejecutivo”, afirmó Mello.

Según la Fiscalía, las acusaciones de Moro pueden indicar crímenes como coacción en curso del proceso, falsedad ideológica, prevaricación, obstrucción de Justicia, corrupción pasiva privilegiada y abogacía administrativa.

Bolsonaro negó el mismo viernes las acusaciones de Moro, aunque el exministro mostró a la televisión una conversación por teléfono móvil en la que el mandatario se quejaba de una supuesta investigación contra sus hijos y que ello era “un motivo más para cambiar” el director general de la Policía Federal, Mauricio Valeixo, quien era de la máxima confianza de Moro.

Si la Fiscalía considera Bolsonaro culpable, lo denunciará ante el STF, que enviará la denuncia a la Cámara de Diputados, donde se deberá votar la abertura o no de una investigación contra el presidente. Si se inicia la investigación, el mandatario sería apartado momentáneamente del cargo.