Tras afirmar este lunes que la transmisión del coronavirus (Covid-19) por asintomáticos era "muy rara", la Organización Mundial de la Salud ( OMS) dio marcha atrás con la declaración. La Dra. Maria Van Kerkhove, directora de la unidad de zoonosis y enfermedades emergentes de la OMS recalcó que solo se basó en solo dos o tres estudios y que fue un "malentendido".

“Es un subgrupo muy pequeño de estudios”, afirmó. “Yo usé la frase ‘muy raros’ y pienso que es un malentendido decir que la transmisión asintomática es muy rara globalmente. Yo me refería a un subgrupo de estudios”.

Los dichos generaron críticas por parte de muchos científicos, quienes aseguraban que la OMS estaba creando confusión ante la implicancia del asunto en las políticas públicas para prevenir la propagación del virus. También dijeron que los comentarios no reflejaban la investigación científica actual.

"Estaba respondiendo a una pregunta, no estaba declarando una política de la OMS o algo así", corrigió la experta.

La experta dio marcha atrás

La “aclaración” que ella ofreció en una charla de la OMS en redes sociales mostró que persisten muchas interrogantes sobre si las personas infectadas que no muestran síntomas, como fiebre, tos seca o problemas respiratorios; pueden transmitir el virus a otros.

Estados Unidos, epicentro de la pandemia en América, y Gran Bretaña, uno de los países más afectados en Europa, determinaron que las personas asintomáticas sí transmiten el Covid-19.

Según publica el sitio Con Bienestar, de TN, el organismo internacional aseguró que este tipo de contagios no son un generador de la pandemia porque "probablemente representen apenas el 6% de la propagación como mucho".

Los errores de la OMS con el Covid-19

Como reseña el diario La Nación, la OMS no visitó China hasta el 28 de enero. Tras la reunión entre los mandatarios de la organización y del país, la OMS emitió un comunicado en el que habló del "compromiso y la transparencia" demostrados por China. Muchos estudios han puesto en duda las cifras de contagios y muertes proporcionadas por el gobierno chino.

El organismo tardó más de un mes en declarar pandemia a la enfermedad surgida en China. Publicó un comunicado el 27 de enero en el que reconoció un "error de formulación" y cambió el nivel de riesgo por coronavirus a escala mundial de "moderado" a "alto" . No obstante, recién el 11 de marzo catalogó oficialmente al coronavirus como una pandemia. Los casos ya se habían triplicado.

También se le critica el desestimar la transmisión humano a humano. El 14 de enero dijeron que no había pruebas concluyentes para afirmarlo. El 16 de enero, dio marcha atrás y rectificó al decir que no había información suficiente para sacar conclusiones. tres días más tarde, la OMS afirmó que era muy probable que hubiera "una limitada transmisión entre personas".

La OMS sumó otra grave equivocación al elogiar el modelo flexible de Suecia. Tras pedir reiteradas veces el confinamiento obligatorio, la entidad declaró mediante su experto en emergencias Mike Ryan que "si queremos alcanzar una nueva normalidad, Suecia representa un modelo para volver a una sociedad en la que no tengamos confinamientos".

La modalidad sueca, sin embargo, es de las más discutidas del mundo. El mismo epidemiólogo en jefe del país, Anders Tegnell, reconoció que el país equivocó la estrategia y que "deberían haber hecho más".

El uso de barbijo

El viernes pasado, la OMS pasó a recomendarlas en zonas en las que se registre transmisión generalizada del virus y el distanciamiento social no sea posible, pero enfatizando que se trata de una medida que forma parte de una estrategia integral y no reemplaza a otros cuidados.

La medida es, sin embargo, tardía. Gobiernos y expertos de todo el mundo hicieron obligatorio el uso de barbijos y tapabocas. La Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, dispuso la medida el 4 de abril, hace ya más de dos meses.